0

La ola de frío siberiano que afecta a Baleares ha ocasionado hoy rachas de viento de hasta 90 kilómetros/hora y olas de hasta 6 metros frente al puerto de Maó, lo que ha provocado la suspensión de las comunicaciones marítimas con Menorca.

Autoridad Portuaria, que gestiona los puertos del Estado en el archipiélago, ha cerrado el puerto de Mahón al tráfico marítimo, mientras que el puerto de Son Blanc, en Ciutadella, que depende del Govern balear, sigue abierto, pero las navieras que operan en estas instalaciones, han cancelado los trayectos.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) mantiene activa hoy en Mallorca la alerta naranja (riesgo importante) por nieve en la Sierra de Tramuntana y por mar gruesa en Menorca.

Esta alerta naranja por fenómenos costeros en Mallorca y Menorca está activa hasta el domingo. Se prevé mar muy gruesa con olas de cinco metros, y viento con fuerza de entre 7 y 8.

La boya situada en la bocana del puerto de Maó ha registrado durante esta mañana olas de hasta seis metros.

El riesgo que supone para la navegación esta mar gruesa, además de provocar el cierre del puerto mahonés, ha ocasionado que Menorca haya quedado incomunicada por vía marítima dado que las rachas de viento en el canal de Menorca -entre esta isla y Mallorca-, han motivado que las navieras Iscomar y Balearia hayan suspendido los trayectos del puerto de Ciutadella con Alcudia.

El Consell de Menorca mantiene el operativo organizado, en coordinación con la dirección general de Emergencias 112, y la participación de bomberos, Policía Local, Guardia Civil, Protección Civil.

Las rachas de viento han provocado la caída de varios árboles, y ramas, así como elementos del mobiliario urbano. En Ciutadella también se ha venido abajo la marquesina de una parada de autobuses.

La Guardia Civil de Tráfico ha recomendado circular con precaución, especialmente ante la aparición de placas de hielo, que puede provocar deslizamientos y vuelcos de los vehículos.