El mostrador de Spanair en Son Sant Joan volvió ayer a abrir las puertas. | J. Lladó

La compañía Spanair abrió ayer las puertas de su mostrador en el aeropuerto de Palma, desde que el pasado viernes por la tarde se hiciera pública la suspensión de vuelos de la aerolínea y cerrara la oficina de Palma.

Fuentes próximas a la Policía Nacional desmintieron ayer la versión filtrada por Spanair a la agencia Europa Press según la cual los trabajadores abandonaron la oficina del aeropuerto en cumplimiento de una orden de Interior.

Las citadas fuentes aclararon ayer que fueron los trabajadores, nerviosos por la reacción de los pasajeros que el viernes 27 a las 23.00 debían volar a Nador, Marruecos, quienes abandonaron su trabajo y pidieron ser acompañados.

En ningún momento la compañía Spanair recibió orden de cerrar el mostrador, especificó la fuente.

Noticias relacionadas

Los stands de El Prat y Barajas han permanecido abiertos desde que estalló la crisis.

Normalidad

El aeropuerto de Palma no registró ayer ningún incidente relevante y la tranquilidad fue la tónica general.
La mayor parte de los usuarios que debían volar con urgencia pudieron reubicarse, si bien tuvieron que pagar otro billete de avión.

Las reclamaciones realizadas en el aeropuerto de Palma ascienden a más de 300. Estas denuncias serán tramitadas hoy directamente, sin ser derivadas a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, por la Direcció General de Salut i Consum.
Por el momento, los más de 200 trabajadores de la compañía en Palma, en puntos de ventas y call center, no han convocado protestas como en otros puntos del país.