La diputada Santiago y la actual consellera de Salud, Carmen Castro. | ultimahora.es

82

La diputada balear de la coalición PSM-IV-ExM Fina Santiago manifestó ayer que resulta «inaceptable» la retirada de las subvenciones a las clínicas privadas que practican abortos en la Comunidad, lo que en su opinión implica «un recorte de los derechos de las mujeres que se habían conseguido tras muchos años de lucha».

Fina Santiago ha afirmado que la retirada de las subvenciones de la Administración balear a las clínicas que realizan abortos resulta ser una medida «ideológicamente muy significativa y demuestra que el Govern está controlado por la ultraderecha».

Santiago ha remarcado en un comunicado que esta medida, concretada en una modificación de los Presupuestos Generales de la Comunidad balear para 2012, «pone límites a unos derechos conseguidos por las mujeres tras reivindicación de muchos años, los cuales además están consagrados en una ley que está en vigor, y esto es inaceptable», subrayó.

Recortes

La diputada ecosocialista considera además que la decisión del Govern «provocará que muchas mujeres que quieran la interrumpción voluntaria del embarazo lo tendrán que hacer con dinero de su bolsillo», porque el sistema sanitario público «no será capaz de absorber la demanda existente».

«Y ello sobre todo teniendo en cuenta -puntualizó Santiago- que los plazos de las listas de espera no coinciden con los establecidos en la vigente normativa para poder interrumpir el embarazo».


Ámbito público

La diputada Santiago explicó también que desde la coalición política a la que representa en el Parlament «vamos a estar muy atentos a que en el futuro se pongan pegas de tipo burocrático o administrativo, o que se hagan nuevos recortes de cualquier clase, a los derechos de las mujeres en el ámbito público».

La portavoz adjunta de los econacionalistas lamentó que el proyecto de presupuestos de Balears «retire esas ayudas».