Imagen de archivo de una de las habitaciones del Hospital Son Llàtzer. | T. MONSERRAT

1

La FSP-UGT denunció ayer que una reestructuración de las plantas que se está llevando a cabo en el Hospital Son Llàtzer supone que dejan de utilizarse 72 camas del centro hospitalario, algo que el sindicato ha criticado por su contraste con el incremento de la lista de espera quirúrgica.

UGT detalló ayer en un comunicado que el hospital ha cerrado 48 camas en las plantas 3B y 3C y ha abierto 24 camas de la planta 4B, que estaba cerrada por reformas desde el verano, lo cual deja las tres plantas con la mitad de su capacidad real y supone que el número de camas que dejan de funcionar sobre el total disponible es de 72.

Personal

La organización sindical señala que esta medida supondrá un ahorro en materia de personal, pero añade que es «difícil de entender» cuando aproximadamente «14.000 ciudadanos de Balears esperan una intervención quirúrgica que restablezca o mejore su salud».

Siempre según el sindicado, la reducción de la actividad en los hospitales puede disparar las lista de espera «hasta límites dramáticos que comprometan la salud de los pacientes e impongan la aplicación de medidas drásticas para frenarlas, como desviar pacientes a la sanidad privada», algo que la organización sindical rechaza de forma rotunda.