0

Los vecinos del barrio de Camp Redó, más conocido como Corea, se reunirán con el alcalde de Palma, Mateo Isern, el 1 de diciembre para exponerle la situación por la que atraviesan al no poder regresar a sus viviendas que están en proceso de rehabilitación.

El pleno ordinario del Ayuntamiento ha tratado hoy la situación de los vecinos de Camp Redó, que han estado presentes en el salón de plenos y han informado la reunión que celebrarán con Isern.

Además, el pleno ha aprobado instar al equipo de gobierno de Cort a dar una solución y conseguir una vivienda a los vecinos del bloque XII, que podrán optar por una residencia dentro o fuera del barrio.

Estos vecinos fueron trasladados a viviendas provisionales del Ayuntamiento a la espera de que las suyas fueran rehabilitadas, según el proyecto iniciado por el gobierno municipal en la pasada legislatura.

El teniente de alcalde de Urbanismo, Jesús Valls, ha explicado que tal como estaba planteado este proyecto en el anterior mandato es inviable, tanto por el coste económico (61 millones de euros) como por el tiempo previsto que supera los diez años.

Valls ha afirmado que el proyecto se está redefiniendo y que, una vez solucionado el problema de los vecinos, se procederá a sacar a concurso el nuevo proyecto a una empresa privada, para que Cort no tenga que asumir un coste que ahora no puede.

Ha señalado que el proyecto anterior no dejaba claro a los vecinos los plazos para volver a sus viviendas ni las condiciones de indemnización, con lo cual les dejaba en situación de inseguridad jurídica.

Los vecinos del bloque XII de Campo Redó piden que las obras de reforma continúen y poder regresar a sus viviendas, una vez que el nuevo gobierno de Cort ha decidido no seguir adelante con el proyecto inicial.

Una de las vecinas presentes hoy en el pleno, Juana María Riera, hija de una anciana de 86 años que vivía en el bloque XII, ha pedido que se deje de «jugar con las personas mayores».

«Queremos volver a nuestras casas, que son más pequeñas pero son nuestras», ha indicado Riera, quien ha contado a los periodistas que estas personas sufren por la situación de incertidumbre que atraviesan.

Durante la discusión de la propuesta sobre Camp Redó, la exalcaldesa Aina Calvo ha pedido que la lleven a ella a los tribunales si el equipo de Cort considera que el anterior proyecto tiene serias deficiencias y problemas jurídicos, pero que no se afecte a los vecinos.

Al final de la discusión de este punto, varios miembros de la Asociación de Propietarios de Viviendas de Camp Redó han increpado a Calvo y la han llamado «mentirosa».