La Conselleria de Turisme sube un 30 por ciento sus tasas por la tramitación de los expedientes del sector turístico. | Redacción Local

18

El Govern tiene previsto recaudar el año que viene 9,7 millones de euros en multas y en recargos a los ciudadanos que no pagan por los servicios que presta la administración. Es el desglose que figura en el proyecto de ley de presupuestos que en breve comenzará a tramitarse en el Parlament.

Los ingresos en concepto de multas están incluidos en el apartado de tasas de la Administración. Además de la nueva tasa de 10 euros por la expedición de la tarjeta sanitaria, que hasta ahora era gratuita, se suma la subida de muchas de las tasas que cobra la Administración. La más importante es la que deberán pagar los empresarios del sector turístico por la tramitación de documentación relacionada con la apertura de negocios.

Turismo, la que más sube

Según figura en la memoria justificativa de las tasas que acompaña al proyecto de ley de presupuestos, la Conselleria de Turisme subirá un 30 por ciento las tasas administrativas relacionadas con su departamento. En un detallado informe que se incluye en la memoria, el departamento de Carlos Delgado propone esta subida en la expedición de documentos, lo que reportará unos ingresos adicionales a la Conselleria de 57.041 euros.

El estudio económico detalla que en la media anual de ingresos por este concepto ha sido de 190.138 euros, cuando los gastos derivados de este servicio suman 453.790 euros. Turismo explica que durante estos años se ha producido un déficit del 58,10 por ciento del servicio, por lo que el aumento del 30 por ciento no sirve para cubrir gastos.

El Govern también aumenta el 15 por ciento la tasa que pagan los vehículos por estacionar en los puertos controlados por el Ejecutivo. Además de estas subidas, también se incluyen nuevas prestaciones de servicios por la que tendrán que pagar los ciudadanos, como el caso de Salut, donde se desglosan tasas por diversas autorizaciones para acreditación de hospitales o renovación de diversos establecimientos sanitarios, entre otras.

A pesar de este aumento en buena parte de las tasas del Govern y la actualización del IPC de las restantes, el Govern prevé ingresar por este concepto más las multas 56,8 millones de euros, 17 millones menos que en 2010. Esta aparente paradoja se debe, según la memoria, a que en los presupuestos de 2010 los 73 millones presupuestados como tasas estaban inflados ya que nunca se llegó a recaudar esa cantidad. Por eso, aunque suban las tasas, el Govern prevé que baje la recaudación.