Medio centenar de personas han protestado por la muerte de la joven Nuria Orol en Andratx. | A. Sepúlveda

0

Andratx y Palma despidieron ayer a Nuria Orol, la joven asesinada el lunes. Las dos manifestaciones condenaron el nuevo episodio mortal de violencia de género y pidieron soluciones para que las mujeres no sigan siendo víctimas de los malos tratos.

En el Port d'Andratx, la concentración reunió sólo a medio centenar de vecinos, aunque muchos de ellos se quejaron de que el acto no había sido debidamente anunciado. Familiares de Nuria, el alcalde Lorenzo Suau y el equipo municipal se sumaron a la convocatoria. Teresa Álvarez leyó un manifiesto de repulsa y exigió el fin de la violencia machista.

Casi a la misma hora, en Palma, un centenar de personas se unió a acto convocado por el Lobby de Dones en el Passeig del Born. Aina Rado, expresidenta del Parlament, o históricas como Leonor Taboada o María Durán encabezaron la pancarta bajo el lema: «No a la violencia de género».

El asesinato de Nuria Orol supone el segundo caso de violencia de género en Mallorca durante este año.