4

Endesa Gas instalará hasta 2014 cuatro gasoductos en la isla de Mallorca, en concreto hasta Andratx, Alcúdia, Felanitx y Llucmajor, y pretende en un futuro llevar esta fuente de energía desde Mallorca hasta Menorca y de Ibiza a Formentera.

Así lo han anunciado hoy directivos de Endesa Gas tras mantener una reunión con el vicepresidente económico, de Promoción Empresarial y Empleo, Josep Ignasi Aguiló, quien les ha mostrado su total apoyo en este proyecto.

La energética planea construir hasta 2014 cuatro gasoductos con un coste total de 80 millones y de alrededor de 150 kilómetros de longitud, que generarían, ha dicho Aguiló, 500 empleos directos.

El primero estaría listo en 2012 y transcurrirá desde la central de Son Reus hasta Andratx, un trayecto de 43 kilómetros que supondría una inversión de 21 millones; el segundo, que se acabaría entre 2012 y 2013, irá de Son Reus a Inca y luego a Alcúdia, con una longitud de 47 kilómetros y una inversión de 16 millones.

El tercer gasoducto se finalizaría entre 2013 y 2014 y unirá la central de Cas Tresorer con Manacor y Felanitx, un recorrido de 57 kilómetros que le costará a la empresa 27 millones, y el cuarto y más pequeño unirá Sant Jordi con Llucmajor, 19 kilómetros que suponen una inversión de 6 millones de euros.

Pero la intención de Endesa Gas, ha explicado en rueda de prensa el consejero delegado de la empresa Fernando Bergasa, es que en un futuro más lejano esta fuente de energía llegue hasta Menorca con un gasoducto subterráneo que arrancaría de Manacor y acabaría en Mahón, así como a Formentera mediante un conducto desde Ibiza.

Esta actuación supondría una inversión de 70 millones de euros más, aunque aún se tiene que negociar con el Gobierno central, han apuntado el vicepresidente y el director general de Industria y Energía del Govern, Jaume Ochagavia.

Ochagavia ha explicado que prevén que el gasoducto de Menorca parta de Manacor y vaya hasta Capdepera, cruce luego el canal de Menorca hasta Cala'n Bosch y de allí llegue a Mahón.

Tanto este proyecto como el de Formentera, ha añadido el director general, están catalogados actualmente por el Ministerio de Industria como de tipo B, es decir, que no son de ejecución inmediata, y la intención del Govern balear es que pase, a ser de tipo A y se puedan llevar a cabo lo antes posible, algo a lo que por ahora el Ministerio se muestra, según Ochagavia, «reticente».

En opinión del vicepresidente, el proyecto es de vital importancia para Menorca, una isla que, según ha recordado, está catalogada como Reserva de la Biosfera y debería poder recibir una fuente de energía limpia como el gas natural, que reduce las emisiones de CO2.

Aguiló ha incidido en la sostenibilidad del gas frente a otros medios energéticos y ha indicado que con él se conseguiría una reducción del gasto de energía del 30 %, así como en su potencial para estimular la economía balear.

«Con proyectos como este el futuro es brillante», ha afirmado el vicepresidente, quien ha añadido que supone la modernización del aparato productivo de las islas, cumpliendo «escrupulosamente», ha dicho, los requisitos medioambientales.

Además, según Aguiló, la distribución del gas por todas las islas no solo creará los 500 puestos de trabajo directos mencionados, sino que hará más eficientes las empresas e, indirectamente, impulsará el empleo.