El PSM-IniciativaVerds-Entesa ha propuesto hoy, al igual que ya hizo en la pasada legislatura, que el boletín oficial del Parlament haga públicas la relación de bienes de los diputados, su valor y cómo los adquirieron, sus actividades económicas y la base imponible de la declaración de la renta.

Su propuesta de modificación del artículo 21 del reglamento de la Cámara precisa que los parlamentarios deben dar a conocer su declaración de bienes patrimoniales cuando inicien y concluyan su trabajo como diputados, y que entreguen una copia de la última declaración del impuesto de la renta al inicio de la legislatura, aunque este requisito podría ampliarse al final de la misma.

A pesar de que el PP se negó en su día a sacar adelante esta propuesta, este grupo parlamentario se ha animado a formularla de nuevo tras la reciente declaración en favor de la misma del presidente de la Cámara, el popular Pere Rotger.

La portavoz adjunta del PSM-IV-ExM, Fina Santiago, ha defendido que esta medida ayudará a «dignificar» la actividad política ante los ciudadanos y ha confiado en que el PP sea partidario de que salga adelante.

Santiago ha ofrecido hoy una rueda de prensa en la que también ha estado presente el portavoz del grupo econacionalista, Biel Barceló, que ha criticado con severidad la política educativa que ha puesto en marcha el ejecutivo autonómico del PP.

En primer lugar, ha lamentado que sus decisiones no han sido consensuadas con el resto de partidos políticos y que las mismas suponen ir en contra del «consenso histórico» que existía hasta ahora con la comunidad educativa.

En este sentido, ha recordado que el presidente del Govern, José Ramón Bauzá, aseguró al tomar posesión que su gobierno tendría una talante de diálogo y de lograr acuerdos, algo que en su opinión no está sucediendo a la luz de las medidas que está adoptando en sus primeros cien días de trabajo tras conseguir mayoría absoluta en las elecciones autonómicas de mayo.

Barceló ha defendido que los recortes financieros que está aplicando el Govern frente a la crisis económica, en ningún caso puede afectar a las áreas de educación, sanidad, servicios sociales y cultura.

Además, el político nacionalista ha asegurado que el nuevo modelo lingüístico que pretende aplicar el PP, con la elección de la lengua vehicular, supondrá un aumento del gasto público y que la intención de incrementar las horas de clases no conllevará en ningún caso una mejora de la calidad en la enseñanza.

Barceló ha defendido la austeridad en el gasto público, al tiempo que ha criticado al gobierno central del PSOE al animar al ejecutivo balear a aplicar recortes, que no deben afectar a la educación en unas islas con un alto índice de fracaso y abandono escolar, ha insistido el portavoz parlamentario.