La mayoría de las editoriales han cambiado los libros de texto para este curso. | T. Ayuga / F. Cavada

33

Las familias ya están inmersas en la operación 'vuelta al cole', ha llegado el momento de dejarse un buen dinero en la compra de los libros de texto, el material escolar y, en algunos casos, el uniforme.

El gasto más importante suele ser el de los libros de texto, si bien en Balears se puso en marcha hace unos pocos cursos el sistema de reutilización, al que se han acogido la mayor parte de los colegios públicos y sólo algunos de los centros concertados. Pero este año este sistema se encuentra con una dificultad añadida y es que, aunque las editoriales apenas han subido precios, como ya hicieran el año pasado, muchas de ellas sí han sacado manuales nuevos, con actualizaciones o cambios (más fotos, mapas, otro diseño, por ejemplo) en los libros de algunos niveles, algo que supone un trastorno para la reutilización de estos manuales.

El director general d'Ordenació, Innovació i Formació Professional, Onofre Ferrer, reconoce que «supone un trastorno, un elemento a tener en cuenta», si bien aclara que como los currículos (el temario) no han variado, los centros pueden seguir utilizando los libros del año pasado, si así lo decide el consejo escolar del mismo. «Esto ocurre casi todos los años en uno u otro curso, es el negocio de las editoriales, y lo único que podemos hacer las administraciones es no variar el currículo», a menos que la ley así lo exija.

Además, lo cual no repercute en el precio, cada vez más las editoriales editan los libros de texto en tres cuadernillos separados, uno para cada trimestre del curso, lo que sin duda alivia bastante las jóvenes espaldas de los escolares.
La del material escolar es seguramente la compra que más ilusión hace a los más pequeños. Este año, explican desde el centro comercial, se imponen las mochilas, estuches o carpetas de Bob Esponja. «Son las que más vendemos, sin duda», asegura el portavoz, aunque otros escolares se decantan por el material de Dora la exploradora, los Pitufos o Monster High. Para los más mayorcitos, sigue siendo la línea de productos de Jordi Labanda la más solicitada.

El tercer capítulo de gastos, en este caso depende del centro escolar, es el del uniforme y algunos están haciendo un esfuerzo por prendas estándar, que faciliten las cosas a las familias con menos recursos.