El presidente del Govern, José Ramón Bauzá, durante la cena con la Familia Real en el Club Náutico de Palma. | J. Aguirre / N. Martínez

7

El presidente del Govern balear, José Ramón Bauzá, ha dicho que cada uno de los proveedores a los que adeuda el Ejecutivo sabrán qué cantidad y cuándo van a cobrar porque se está elaborando un calendario de pagos «serio y real» para «no engañar» a nadie.

Bauzá ha hecho estas declaraciones antes de iniciar el desfile naval que ha realizado esta mañana la organización del XXVII Trofeo «Almirante Conde de Barcelona» en honor a don Juan de Borbón y que concluye hoy tras cuatro días de regata.

«Nos sentaremos y marcaremos un calendario de pagos serio y real y cada uno sabrá cuándo va a cobrar y qué cantidad cobrará y hará un plan propio en función de esa realidad.», ha precisado Bauzá, quien ha añadido que no engañarán a nadie.

«No diremos: 'no te preocupes que todo está arreglado'. Lo avalaremos siempre con una carta de pagos, y a partir de ahora eso (deber a los proveedores) no volverá a pasar», ha señalado con énfasis el presidente del Ejecutivo balear.

El presidente del Govern ha precisado que lo «más importante es no engañar a nadie» porque «no se puede encargar unos trabajos que sabes que no va a pagar».

«Como proveedor yo no aceptaría que me digan que ya vamos a ver cómo lo arreglamos», ha precisado Bauzá, quien ha insistido en que a los proveedores hay que decirle la realidad de los hechos

«Nuestro compromiso es arreglar la situación del pasado con un calendario de pagos consensuado al máximo con los proveedores y a partir de allí quienes tengan que cobrar, que tengan las garantía de que el Gobierno tendrá el dinero para contratar sus servicios y pagar por sus trabajos», ha insistido Bauzá.

El presidente balear ha recordado que el vicepresidente económico, Josep Ignaci Aguiló, está trabajando para desarrollar un calendario de pagos y en el presupuesto del próximo año, que será «más reducido pero más real».

Las prioridades del Ejecutivo balear continúan siendo «mejorar la situación económica, salir de la crisis y generar puestos de trabajo», ha recordado Bauzá, quien ha dicho que entre sus prioridades está fomentar «una economía productiva y no subsidiaria».

Para cumplir este objetivo, el presidente balear quiere que se apruebe lo antes posible la ley de ayuda a los pequeños microempresarios y emprendedores, cuyo borrador se discutió entre los agentes empresariales y sindicales el pasado viernes.

Para Bauzá la principal preocupación de los baleares es «llegar a final de mes y pagar las hipotecas». Para conseguirlo -ha dicho- también hay que «eliminar la inseguridad jurídica que ha hecho imposible que lo inversores nacionales e internacionales desarrollen proyectos» que generan riqueza que a su vez producen puestos de trabajo.

Bauzá ha reconocido que no ha tomado todavía vacaciones porque lo importante es «estar al pie del cañón, cerca de la gente» y solucionar esas necesidades. Ha reconocido que tratará de tomarse algún día para «desconectar» para «recuperar más fuerzas», que aunque no las ha perdido necesita «intensificarlas».