Antich y Socías, hace unos meses, en el Parlament. | T. Ayuga

11

El delegado del Gobierno, Ramón Socías, dio ayer un paso decisivo en sus aspiraciones para intervenir en el debate sobre el nuevo modelo del PSIB y comunicó personalmente al secretario general del partido, Francesc Antich, su «disponibilidad» para ser candidato en las elecciones generales y para participar en la futura dirección.

Socías, que se vio con Antich en Algaida, con quien había quedado la tarde anterior por teléfono, no le pidió expresamente el apoyo. Lo que sí le pidió fue la neutralidad de la dirección y que fueran las distintas agrupaciones del partido las que protagonizaran el proceso electoral sin vetos de ningún tipo y sin candidaturas prefijadas. Ultima Hora ya informaba en su edición de ayer que la dirección del PSIB había descartado las primarias pero que iba a dar voz a todos los sectores.

Tendrá que dimitir

«El proceso tiene que ser transparente y yo aceptaré lo que decidan las asambleas; yo estoy dispuesto a optar pero sólo si tengo el apoyo de las agrupaciones», explicó a este periódico el delegado del Gobierno que, además, quiere reunirse con Francina Armengol y otros dirigentes para explicarles sus planes.

Ramón Socías tendría que dimitir como delegado del Gobierno si se presentara a las elecciones generales. Si, como pronostican todas las encuestas, el PP gana las elecciones generales, Socías dejaría el cargo de todos modos. Médico de profesión, afirma estar dispuesto a regresar a su actividad profesional.

Socías también parece dispuesto a optar a la secretaría general, aunque la candidata de Antich para este puesto ha sido siempre Francina Armengol.