El sector naval celebra la festividad de su patrona, la Virgen del Carmen

| Palma de Mallorca |

Valorar:
preload
Lavilla saludó a las autoridades, encabezadas por el president, José Ramón Bauzá.

Lavilla saludó a las autoridades, encabezadas por el president, José Ramón Bauzá.

16-07-2011 | Nuria Rincón

La base naval del dique del Oeste de Palma acogió ayer la celebración de la festividad de la Virgen del Carmen, patrona de la Armada. El recién nombrado comandante del Sector Naval de Balears, José María Lavilla, fue el encargado de recibir a las autoridades, encabezadas por el president del Govern, José Ramón Bauzá, y la presidenta del Consell de Mallorca, María Salom.

Posteriormente, se trasladaron a la capilla de la base naval, donde el coronel castrense Manuel Redondo ofició la misa en honor a la virgen del Carmen. A continuación tuvo lugar el homenaje a los caídos y la ofrenda floral a la Virgen.


Crisis

Durante su discurso, Lavilla destacó la sencillez y solemnidad del acto castrense que se estaba celebrando con motivo de la festividad de la virgen del Carmen.

El comandante del Sector Naval de Balears también hizo referencia a la crisis económica durante su parlamento. En este sentido, manifestó que «nos toca vivir tiempos difíciles, encarar problemas, no sólo recuperar valores; es donde la virgen del Carmen encarna la esperanza».

Lavilla puso la anécdota de la jornada al agradecer la presencia del alcalde de Palma, Mateu Isern, que no acudió, y obviar la del president Bauzá.

El acto finalizó con una copa de vino, de la que disfrutaron las autoridades civiles y militares presentes en la base naval de Porto Pí.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

provocatore sociale altero
Hace más de 8 años

Voy a recordar hoy, en día tan señalado ayer, cuando a la caña de la BZL4, en 1963, desde Port de Sóller a Port d'Alcúdia, disfruté en la badia alcudienca, en maniobras navales de lanzamiento de torpedos recuperables,de conocer a Don Cristóbal Colón de Carvajal y Maroto, Duque de Veragua, que navegaba a bordo, haciendo el curso de capitán de Corbeta, ya que era teniente de Navío, y cuando lo asesinó Eta en Madrid, era vicealmirante. Una vez atracó en Palma como comandante del emblemático Juan Sebastián Elcano que fue visitado por centenares de palmesanos. Son recuerdos de un provecto marinero de segunda, porque no lo había de tercera, pero que en fecha tan memorable se avivan en el sentimiento, como cuando estuve en El Ferrol (del Caudillo), en el buque-escuela Galatea y en San Fernando (Cádiz) donde me dijeron que harían de mi el mejor marinero.Pero puedo jurar que no lo consiguieron.

Valoración:-3menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1