Una veintena de indignados paran un nuevo deshacio en Palma | T. Ayuga

43

Una veintena de 'indignados', reunidos desde primera hora de ayer en la calle Juan de Austria de la barriada palmesa de Corea, paralizaron el desahucio de Jessy, una mujer de origen nigeriano que reside allí junto a dos hijos menores de edad y a quien una entidad financiera reclama el desalojo de la vivienda por impago de mensualidades de la hipoteca.
Tras colocar una pancarta de grandes dimensiones en la fachada del edificio con el lema 'Stop desahucios', los 'indignados' que habían partido poco después de las 8.30 de Plaça d'Espanya hasta la parte alta de General Riera, permanecieron allí hasta que a media mañana se tuvo constancia de que el juzgado de Palma que debe ejecutar la sentencia de alzamiento no la haría efectiva «por el momento».
El llamado «grupo de desahucios» de los 'indignados' en Palma, que coreaba gritos como «Este desahucio lo vamos a parar» y «Estos vecinos se quedan en el barrio», explicó en la concentración que la orden judicial de desahucio se produjo tras seis meses de impago de las mensualidades de la hipoteca, que asciende en conjunto a 64.500 euros, en un escenario de condiciones vitales muy precarias para quienes en su día contrajeron la compra del piso.
Tras la concentración Jessy explicó a Ultima Hora que no tiene posibilidades económicas de hacer frente al conjunto de la deuda de la hipoteca y que tiene previsto desplazarse en breve a casa de una hermana, «donde nuestras condiciones de vida serán todavía peores que las de aquí, pero será mejor que estar en la calle».
Sin trabajo y sin seguro de desempleo, la mujer aseguró que los 450 euros mensuales de la hipoteca «son imposibles para mí».

Noticias relacionadas