El secretario general de Turismo, Joan Mesquida, y el presidente de Segittur, Javier Bustamante. | Efe

10

De fracaso tildan los hoteleros de Balears el resultado del impacto turístico del programa de Turismo Senior, que impulsa la Administración central con las comunidades autónomas, en los dos años de vigencia, puesto que si en la experiencia piloto de 2009-2010, estaban programados que llegaran 40.000 turistas, la cifra final llegó a los 7.900. Y en la edición 2010-2011, pese a rebajarse el cupo a 18.000, las previsiones son que se alcancen los 10.084, según datos de la Conselleria de Turisme i Treball.

En el programa 2009-2010, sólo participaron las comunidades de Balears y Andalucía. Aunque se ofrecieron un total de 80.000 plazas, al final se vendieron 44.000, que generaron cerca de 350.000 pernoctaciones en hoteles, según el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Balance

El balance fue desigual: sólo 7.900 optaron por viajar a Balears en invierno, frente a las 33.000 que escogieron Andalucía.
La distribución de las plazas para la temporada 2010-2011 se distribuyó de la siguiente forma: 60.000 en Andalucía (20.000 más que la temporada anterior); 20.000 en Balears (20.000 menos); 18.000 en la Comunitat Valenciana; y 15.000 en las Canarias.

Pese a los intentos por dinamizar este programa, «resultados no han sido los esperados. Se trata de un tipo de turismo que no cumple nuestras expectativas, aunque entendemos que tiene que consolidarse, pero está claro que algo ha fallado, porque Andalucía nos ha ganado la partida por las razones que sean», indican hoteleros de la bahía de Palma que colaboran con este programa.

El propio secretario general de Turismo, Joan Mesquida, señalaba en enero de 2010, que Balears se debería de replantear su política turística para atraer el turismo senior europeo. Mesquida, acompañado por el presidente de la Sociedad Estatal para la Gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas (Segittur), Javier Bustamante, se han visto obligados a presentar dicho programa en algunos de los países emisores, caso de Polonia, para promocionar el programa.

Las pernoctaciones que generó en Balears la experiencia piloto fue de 61.348. Por cada turista senior europeo que llega a las Islas, la Comunitat Autónoma tiene que abonar 50 euros, así como el Estado otros 50 euros.

Pese a esta subvención, el turismo senior europeo se ha decantado, una vez más, por el resto de comunidades que participan en dicho programa, caso de Andalucía, Valencia y Canarias.

Los hoteleros de las Islas coinciden en señalar en que una gran parte del fracaso, «se debe a que no se ha comercializado correctamente en los países europeos. Asimismo, no es lógico que los dos principales mercados emisores a Balears, caso de Alemania y el Reino Unido, hayan quedado al margen y se haya centrado el mismo en los denominados mercados alternativos y emergentes europeos (ver gráfico adjunto)».

El programa fue adjudicado a la agencia de viajes Zoetrope, pero en el segundo año de funcionamiento se optó por adjudicar a Mundo Senior la comercialización en Europa de Canarias. Añadir, que los touroperadores europeos presionaron para que Alemania y el Reino Unido quedaran al margen de este programa, mercados que conocen a la perfección Mallorca, lo cual hubiera ayudado a mejorar su comercialización y obtener unos mejores resultados.