José Blanco, rodeado de Francina Armengol y Francesc Antich. | S. Amengual

116

El PSIB empieza fuerte la campaña electoral y, desde el primer día, define su objetivo a batir y su estrategia. En una cena mitin celebrada en s'ArenaL de Llucmajor, y con el vicesecretario general del PSOE, el ministro José Blanco, los socialistas lanzaron el mensaje siguiente: el Partido Popular tiene en Balears un programa oculto, «el de la derecha más dura», y que por eso no acepa debates.


Tanto Francesc Antich como Francina Armengol insistieron en que el candidato 'popular' al Govern, José Ramón Bauzà, y la número uno del PP al Consell, María Salom, evitan los debates para que no trascienda su «programa oculto». De hecho, aludieron en varias ocasiones a que, ayer mismo, dejó de acudir a un debate al que sí asistieron el resto de candidatos. La 'perla' del mitin, sin embargo, se la reservaba Blanco. El número 2 del PSOE señaló que Bauzá hace eso, evitar la controntación y no hablar de proyectos, porque «no tiene lo que hay que tener». Fue el momento más álgido de la intervención de Blanco que no se quedó a la cena y se fue tras su intervención porque no la había previsto en su agenda. De hecho, a lo que había venido el ministro a Mallorca era a firmar un convenio con el Govern. El número 2 de los socialistas recordó otros convenios que se han firmado y contrapuso la colaboración del Ejecutivo central con el Govern con lo que pasaba cuando Matas (PP) era presidente.


Críticas a Matas


Blanco, antes unas 270 personas (la cena costaba 20 euros) animó a la militancia a acudir a las urnas y a no dejarse influir por las encuestas. Recordó que hace cuatro años los sondeos estaban en contra y que todos daban por hecho que Matas seguiría como president. «Fijaos dónde está Matas ahora», dijo Blanco en alusión al proceso judicial del ex president.


«Que ellos sigan con la borrachera psicológica y que sigan celebrando las encuestas, que nosotros ya celebaremos los resultados», dijo el ministro.

Noticias relacionadas


Tanto Blanco como Antich y Armengol insistieron en que el PSOE no recortará en salud ni educación, como el PP, y que siempre estarán del lado de los que menos tienen.