Eugenio Hidalgo, en una imagen tomada el pasado año. | A. Sepúlveda

8

El exalcalde de Andratx Eugenio Hidalgo (PP) ha aceptado una condena a una pena de multa por falsedad documental por incitar al celador del Ayuntamiento mallorquín a hacer constar la falsa existencia de una casa para permitir la construcción de un chalé en un área protegida.

El juicio celebrado hoy por una de las piezas del «caso Andratx» de corrupción urbanística en el municipio mallorquín ha acabado con un acuerdo entre las partes, por el cual se condena a Hidalgo a 1 año y 6 meses de cárcel por un delito de falsedad en documento oficial por funcionario público, pena que se sustituye por una multa de 36 meses con una cuota de 6 euros diarios.

El exalcalde ya está en prisión por una de las piezas de este caso confirmada por el Tribunal Supremo y en la que se le condena a 4 años de prisión por la construcción de un chalé ilegal de su propiedad.

Además de Hidalgo, defendido por Gaspar Oliver, el acuerdo impone una pena de 1 año y 8 meses por el mismo delito al excelador del consistorio Jaume Gibert, también en prisión por este caso y que falsificó el documento que permitió la construcción de la vivienda.

Asimismo, el acuerdo condena a Juana Ana Pujol, Antonio Porcel y Baltasar Porcel, propietarios del terreno, a sendas penas de 6 meses de prisión por un delito contra la ordenación del territorio, que se sustituyen por una multa de 12 meses a razón de 4 euros diarios.

A la misma pena que los copropietarios de la parcela se condena a Joaquín Lerma, técnico de construcción, y a Luis Ros, arquitecto.

Los hechos juzgados hoy se remontan al año 2004, cuando los propietarios del terreno, calificado como no urbanizable de especial protección por ser Area Natural de Especial Interés (ANEI) y Area Rural de Interés Paisajístico (ARIP), pidieron al constructor Lerma que les consiguiera una licencia de construcción, cuando en el solar solo existía una casa de aperos de 20 metros cuadrados.

Lerma acudió a Hidalgo, quien mandó al celador municipal que emitiera un informe que decía que en la parcela existía una vivienda antigua de 52 metros cuadrados.

A raíz de este documento falso, se pidió una licencia de reforma y ampliación de vivienda que se acompañó de un proyecto de una casa de 445 metros cuadrados con una piscina, que fue lo que finalmente se construyó.

En 2008, Gibert confesó su intervención en esta operación y reconoció que el documento era falso, lo que le ha servido para que se le aplique la atenuante de confesión en todas las piezas del caso.

El acuerdo de conformidad firmado hoy entre las defensas, el fiscal Anticorrupción Juan Carrau y la acusación particular del Ayuntamiento de Andratx, ejercida por Isabel Fluxá, también condena a Hidalgo a inhabilitación para cargo o función pública durante 2 años.

Esta pieza se comenzó a investigar a raíz de la denuncia de un vecino y el acuerdo de hoy no ordena la demolición del chalé puesto que deja esta decisión a los juzgados de lo contencioso administrativo, donde el querellante mantiene otro proceso por esta misma causa.

El «caso Andratx», inicialmente dividido en unas 70 piezas de las que algunas han sido archivadas, ya cuenta con diez juicios celebrados, todos ellos con sentencias condenatorias, ha informado a Efe el Tribunal Superior de Justicia de Baleares.

Nueve de ellas ya son firmes y una está pendiente de recurso. Quedan aún por celebrar unos quince juicios y de una decena de ellos ya se ha acabado la instrucción o incluso cuentan con escrito de acusación de la Fiscalía presentado en el juzgado de instrucción.