El ex presidente de Baleares Jaume Matas, en una imagen de archivo | Efe

20

Un año después de comparecer por primera vez en calidad de imputado en el 'caso Palma Arena', el ex presidente del Govern Jaume Matas tiene, el jueves, una nueva cita con el juez José Castro.


El 24 de marzo de 2010, Matas comparecía en los Juzgados de Vía Alemania acompañado por su abogado Rafael Perera. En medio de una gran presencia de representantes de medios de comunicación de ámbito local y nacional, la vista comenzó con la sorpresa de unas cintas grabadas a los imputados que, en ese momento, aportaban los fiscales anticorrupción Juan Carrau y Pedro Horrach.


Perera solicitó el aplazamiento de la declaración para estudiar el contenido de esos 'pinchazos', que más tarde impugnaría, aunque la Audiencia de Palma les dio plena validez.


Subvenciones

Noticias relacionadas


El próximo jueves, también 24 de marzo, el exjefe del Ejecutivo balear declarará por la pieza del caso relativa a las subvenciones concedidas al periodista Antonio Alemany.

Esta declaración sobre un contrato menor del cual Matas no había sido interrogado anteriormente estaba prevista para ayer, pero su abogado solicitó el pasado domingo, que se aplazara debido a que su defendido no podía acudir a Palma desde Madrid, donde reside y trabaja. El juez y los fiscales preguntarán a Matas sobre el pago por el Govern a Alemany de 11.550 euros mediante un contrato menor para elaborar unas entrevistas y reportajes para prensa deportiva de los que, según el fiscal, no hay constancia.


Interrogatorio


Este interrogatorio se produce después de que la Fiscalía Anticorrupción recurriera el auto del juez Castro dando por finalizada la instrucción de la pieza, alegando que Matas nunca había sido preguntado por este contrato. Matas aseguró en el comunicado difundido por su abogado que desconoce el contrato entre el Govern y el periodista para la realización de información para prensa deportiva. Los otros aspectos que aborda esta pieza son el cobro, supuestamente fraudulento por parte de Alemany del Govern balear, de unos 4.500 euros mensuales durante la pasada legislatura por escribir los discursos de Matas, y una subvención que recibió del Ejecutivo presuntamente irregular de casi 450.000 euros para poner en marcha una agencia de noticias.