Vista de uno de los cables submarinos que conforman la interconexión en cubierta del buque 'Giulio Verne'. | ultimahora.es

6

El Ayuntamiento de Sagunto emitió esta semana una notificación de paralización de las obras de construcción del tramo terrestre de la interconexión eléctrica entre la Península y Balears, una de las infraestructuras claves para el sistema energético de las Islas que cuenta con la declaración de utilidad pública por parte del Gobierno central, según informan fuentes del sistema eléctrico.

El consistorio alega que Red Eléctrica Española no tiene permiso de ocupación de terrenos municipales y exige a la empresa publica el pago de un canon para continuar con los trabajos. Según las mismas fuentes, las trabas del consistorio responderían únicamente a un afán recaudatorio.

Ante esta situación, Red Eléctrica Española estaría estudiando recurrir ante los tribunales y solicitar medidas cautelares con el objetivo de continuar las obras, ya que consideran que el prejuicio de la paralización es mayor que el que puede suponer continuar con los trabajos.

Cable eléctrico

Red Eléctrica Española inició el pasado mes de enero los trabajos de tendido de la interconexión eléctrica entre la Península y Mallorca, un proyecto que cuenta con un presupuesto de 375 millones de euros y que debía estar terminado antes del verano. Dicha infraestructura aportará a Balears la misma capacidad de generación que una central térmica, equivalente al 20 o el 25 por ciento de la capacidad de producción actual, al tiempo que mejorará la fiabilidad y la seguridad del suministro eléctrico.

Como se recordará, el enlace eléctrico submarino entre la Península y las Illes Balears unirá la subestaciones de Morvedre (Sagunto) con Santa Ponça-Son Bugadelles (Mallorca), en un trazado que ha sido elegido teniendo en cuenta la distancia, la profundidad y las características del suelo marino.

La longitud aproximada del cable alcanza los 237 kilómetros y la profundidad máxima por la que transita es de 1.485 metros.

Los dos únicos barcos en el mundo capaces de acometer un tendido de estas características, el Skagerrak y el Giulio Verne, están en estos momentos acabando las labores de instalación de la conexión en su tramo submarino.
Red Eléctrica adjudicó en mayo de 2007 los contratos de construcción del enlace eléctrico a la empresa Siemens, como responsable de las estaciones de conversión de Sagunto y Calvià, y al consorcio formado por la empresa italiana Prismyan y a la noruega Nexans, propietarias de los buques, el diseño, la fabricación y tendido de los cables.

Red Eléctrica tenía previsto iniciar un periodo de pruebas a lo largo del verano con el objetivo de que la interconexión eléctrica este plenamente operativa a finales de año.

La actitud del Ayuntamiento de Sagunto pone, no obstante, en entredicho los plazos de ejecución previstos para esta infraestructura clave para la seguridad del sistema eléctrico balear.