El antiguo cuartel de Automovilismo de la carretera de Valldemossa está pendiente de convertirse en zona verde y aparcamiento subterráneo, según el proyecto de Cort. | Gabriel Alomar

2

«No procede la concesión de dicha autorización». Esta es la lacónica respuesta de diversos organismos del Ministerio de Defensa a la solicitud de información por parte de este periódico sobre los proyectos, todavía pendientes, que afectan a instalaciones militares en Mallorca. En concreto, desde el Instituto de Vivienda, Infraestructura y Equipamiento de la Defensa se ha denegado la información relativa al futuro urbanístico de los antiguos acuartelamientos de Son Busquets y Son Simonet, en Palma. La misma respuesta negativa la ha dado la Subinspección General del Ejército nº 3, con sede en Barcelona, sobre el proyecto de colaboración con el Ajuntament d'Alcúdia para permitir visitas civiles en los terrenos de Cap Pinar.

Son Busquets

Hace una década que el cuartel de Son Busquets ya no tiene uso militar. Construido en torno a 1950, el acuartelamiento que ocupa un enorme solar -111.850 metros cuadrados en total- entre las carreteras de Sóller y Valldemossa albergó el Regimiento de Artillería Mixto nº 91 y unidades de Sanidad y Policía Militar. Tras varios años, el pasado viernes el Ajuntament de Palma dio a conocer el uso de estos terrenos: 828 viviendas, dos espacios socioculturales, un equipamiento deportivo, otro de carácter docente, uno sanitario y otro polivalente. Además, se destinarán a zona verde más de 25.000 metros cuadrados.

Son Simonet

La que fue sede del cuartel de Automovilismo en Palma, Son Simonet -en la carretera de Valldemossa-, es otro de los inmuebles propiedad de Defensa sobre los que se mantiene la incógnita sobre su futuro urbanístico ya que desde que fue abandonado, aunque todavía algunas de sus viviendas siguen ocupadas por militares, no ha sido posible llevar a cabo el proyecto municipal. Cort tiene pendiente de ejecución un proyecto valorado en 22 millones de euros para la construcción de un aparcamiento subterráneo, una zona verde y equipamientos socioculturales.

Cap Pinar

Cedido por el Ajuntament d'Alcúdia al Ejército en 1943, Cap Pinar todavía figura como una instalación militar, aunque apenas alberga efectivos ya que los terrenos se destinan, preferentemente, a maniobras. El Ajuntament d'Alcúdia todavía está a la espera de la firma de un convenio que permita el acceso de civiles.