Rueda de prensa sobre el futuro del Palacio de Congresos. | Teresa Ayuga

El consejo de administración de la Sociedad Palau de Congresos S.A (integrada a partes iguales por el Govern y Cort) aprobó ayer la propuesta de acuerdo que permite la salida del grupo Barceló, propietaria del 95% de las acciones, sin que se tenga que ejecutar el aval. Así, Barceló no tendrá que entregar a la sociedad Palau de Congresos S.A. los 5,2 millones de euros que corresponden al aval. El president del Govern, Francesc Antich, y la alcaldesa de Palma, Aina Calvo, explicaron que no ha sido necesario ejecutar el aval, ya que entienden que el grupo Barceló no ha incumplido el acuerdo porque no se han paralizado las obras.


Vía judicial


También destacaron la necesidad de llegar a un mutuo acuerdo con Barceló, ya que de optar por la vía judicial el proceso se podía enquistar durante años. «Podríamos ejecutar el aval, pero perderíamos el futuro», aseveró Calvo. El teniente de alcaldesa d'Hisenda, Andreu Alcover, apuntó que si se hubiese optado por la vía judicial, las obras se habrían parado durante años, y reanudarlas costaría más de cinco millones de euros. Calvo aclaró que han luchado cada día para evitar que se parasen las obras, y recordó que llegó a decir que «todo el peso de la Ley» caería sobre Barceló si había incumplimiento.


Otro de los puntos más destacados del acuerdo de resolución es que Barceló tendrá que devolver los cuatro millones de euros que percibirá en concepto de desgravaciones por el IVA de los finales de obra, ya que Barceló era un mero intermediario, que pagaba con dinero de las administraciones. De no haberse incluido esta cláusula, la empresa hotelera ganaría cuatro millones de euros con su abandono del proyecto. Alcover calculó que Barceló ha perdido más de tres millones de euros en este proyecto, ya que ha pagado el proyecto, permisos, etc.


El presidente del Govern también subrayó que «no hemos renunciado a ningún aval, el que tenía Barceló pasa a Acciona», que pese a entregar sus acciones (el 5%) a Palau de Congresos, seguirá ejecutando las obras. La empresa constructora se ha comprometido a ejecutar las obras con el presupuesto inicial, es decir, 106 millones de euros sin IVA; está previsto que finalicen a finales de 2011 ó principios de 2012.
Barceló tenía que poner 70 millones de euros en la construcción del palacio, a cambio d

e gestionarlo durante 40 años, prorrogables 10 más, sin pagar ningún canon. El objetivo de las instituciones es recuperar ese dinero con el canon de explotación. Calvo puntualizó que es imprescindible recuperar como mínimo los 30 millones de euros que ha avalado Cort.