El presidente del Govern balear, Francesc Antich; el lehendakari, Patxi López, el actual presidente de Aragón y secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, y el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán (i a d). | Efe

7

Francesc Antich, presidente del Govern y secretario general del PSIB, llevó ayer a la convención que el PSOE está celebrando en Zaragoza la 'receta' que ha venido aplicando en las Islas desde que preside el Ejecutivo: los pactos y los acuerdos.

Antich participó en una de las mesas redondas que se celebraron en la reunión; precisamente en la dedicada a la coordinación de las autonomomías y, de estas con el Gobierno central. En este punto, Antich reclamó un gran acuerdo por la educación, un plan de choque que convierta el fracaso escolar en éxito escolar. Hizo la propuesta en presencia del vicepresidente tercero y responsable de política territorial, Manuel Chaves, el presidente del PSOE. El dirigente balear compartió mesa, entre otros líderes autonómicos, con Eva Almunia, que tomará el relevo a Marcelino Iglesias como candidata a la presidencia de Aragón.

Empresas públicas

Antich se mostró firme defensor del modelo autonómico actual e insistió en la necesidad de mejorar la coordinación. Puso ejemplos de lo que ha hecho desde que gobierna en Balears y no desaprovechó su oportunidad de contar fuera de las Islas, concretamente ante representantes de la totalidad de las autonomías, la realidad del PP. Dijo que «cuando ha gobernado en Balears, se aumentaron un 60% las empresas públicas, que ahora dicen que van a suprimir» y citó a «los centenares» de casos de corrupción que se dieron cuando gobernaban los 'populares'. Antich también recordó la oposición que se le hacía desde el Gobierno central cuando Aznar era presidente. Dijo que «sólo faltó que nos enviaran a la Brunete», en alusión a la compañía militar que tenía que tenía que encargarse de salir a la calle el 23-F.

El líder socialista, aparentemente muy seguro en su intervención y que conectó bien con el auditorio, comenzó su intervención felicitando al Gobierno y a los sindicatos por el acuerdo alcanzado para las pensiones. Ahí ya se intuía, como avanzó hace unos días en Palma la secretaria de Organización del PSIB, Rosamaría Alberdi, que el president pondría énfasis en los pactos sociales. También aludió al apoyo que ha dado el Gobierno central para el Turismo y fue en este punto cuando lanzó su propuesta de gran acuerdo para la educación. Antich dijo que no le extrañaba que ahora el PP se opusiera a las autonomías, pue ya estaba en contra cuando se aprobó la Constitución.