Cerca de un millar de alumnos de 30 colegios de Mallorca recorrieron las calles de Palma en la Diada Escolar de la No Violencia y la Paz | Jaume Morey

4

Con gritos por la paz, rostros pintados y grandes pancartas, alrededor de mil alumnos de unos 30 centros escolares de Mallorca participaron ayer en la Diada Escolar de la No Violencia y la Paz por las calles de Palma, organizada por Drets Humans bajo el lema «Connecta't a la Pau, diferents pero germans».

Estudiantes del IES Aurora Picornell levantaban la pancarta que encabezaba la marcha de esta 33 edición, precedidos por los xeremiers Pau y Càndid. Avalada por la Conselleria d'Educació i Cultura del Govern balear y la delegación de Ensenyament del Bisbat, la diada comenzó en la Plaça d'Espanya y finalizó en el escenario de ses Voltes, en el Parc de la Mar, con la lectura de un manifiesto y la entrega de distinciones a cuatro asociaciones y centros que han destacado por su labor y ayuda.

Salamo Brahim, un chico saharaui que llegó a Mallorca hace diez años y actualmente estudia Derecho, recogió junto a Carmen Barceló, presidenta de Escola en Pau, la distinción. Por su parte, Magdalena Ramis recogió el galardón del Institut Aurora Picornell de la Soledat; Pere Ribot, en nombre de Caveri, Centre d'Escola Pau i Bé, y María Antonia Oliver, el de la Associació per la Recuperació de la Memòria Històrica.

Colegios públicos y concertados como Arcàngel Sant Rafael, CIDE, El Temple, San Vicente de Paúl, La Inmaculada, Son Oliva, Sant Felip Neri, Sant Pere o San Francisco de Asís estaban representados por escolares que gritaban ¡No volem guerra, volem pau! o ¡Se nota, se sent, la pau esta present!

Para Scherwin John, de 12 años, este día significa «estar alegres y compartir. No nos peleamos». Alejandro Sagrado, de 11 años y alumno del colegio público Son Oliva, asegura que «es un día muy especial. Es un sentimiento positivo para que no haya guerra». Sandra, Lydia, Aitana, Marta y Evelyn, del colegio Sant Pere, dicen que «la paz une a las personas. Con la guerra y la violencia no se consigue nada. Todos pierden».

Los alumnos del colegio Nuestra Señora de la Consolación de es Vivero, de las Hermanas Agustinas del Amparo, se sumaron ayer a la celebración del Día de la Paz. El sol permitió el acto organizado por los profesores y en el que participaron unos cuatrocientos alumnos, entre niños y niñas de Infantil, Primaria y ESO.

Los alumnos de las clases de Infantil fueron los primeros en salir al patio portando en la mano una paloma de la paz de papel sujeta a una varilla, todas ellas diferentes, un trabajo que habían realizado durante un taller.

Los de Primaria también portaron sus palomas de la paz, además de varios carteles confeccionados por ellos mismos con frases alusivas a la celebración en diferentes colores.

Los mayores llevaron consigo una paloma de la paz sujeta por un hilo algo más trabajada que la de los pequeños, ya que su cola formaba artísticos pliegues.

Según explicaron las responsables del centro, «durante la semana anterior, los alumnos de varias clases también realizaron los talleres de recortar las palomas de distintos colores para el mural de la entrada así como las que decoran, colgando, el techo de la recepción, todas ellas blancas junto a otras en forma de mariposas».

Cuando todas las clases estuvieron situadas en el patio, la jefa de estudios de ESO, Dora Moragues, procedió a la presentación del acto y a continuación dos alumnos leyeron un manifiesto que fue correspondido por los aplausos de profesores y alumnos. A continuación cantaron el tema Give peace a chance, canción que hace referencia a la paz, que prepararon los profesores de música del colegio, Oscar Carrasco y José Manuel Barceló.