Uno de los pasillos de admisión de Urgencias tuvo que ser ayer acordonado. | M. À. Cañellas

27

Los primeros quince días de adaptación del nuevo Hospital Universitari Son Espases están resultando más complicados de lo esperado inicialmente por la dirección del centro y por la Conselleria de Salut i Consum.

A las quejas de médicos, que ya llevan varios días concentrándose por las condiciones en que trabajan, hay que sumar la de los usuarios que están llamando de forma continúa a los medios de comunicación para denunciar lo que ellos consideran que son deficiencias del hospital.

Goteras. Ayer por la tarde se tuvo que cerrar temporalmente uno de los pasillos del área de admisión de urgencias de adultos por problemas en la instalación del aire acondicionado que produjo goteras y un chorro de agua en el citado pasillo. Los médicos también denuncian humedades en la zona de quirófanos y en las zonas de urgencias.

Calefacción. La excesiva calefacción o la falta de ella es otra de las principales quejas del personal y de los usuarios del hospital. Una trabajadora del área hospitalaria apuntaba a este periódico que «he tenido que traer una manta porque me estoy congelando».

Megafonía. Problemas en la megafonía del hospital, especialmente en la zona de urgencias, que provocan que los pacientes se pierdan por los largos pasillos.

Señalización. Hay muchas quejas por la señalización del nuevo recinto hospitalario.