Foto 'de familia' del president Govern, Francesc Antich, con representantes del sector hotelero de Mallorca. | Caib

2

La Federación Empresarial de Hoteleros de Mallorca (FEHM) ha pedido al presidente del Govern, Francesc Antich, que ponga en marcha medidas de carácter estructural que permitan garantizar la competitividad de la isla y solventen, así, los problemas de «acortamiento de temporada, reducción de precios, perdida progresiva de la competitividad y disminución constante de las rentabilidades empresariales».

Así lo ha manifestado la presidenta de la FEHM, Marilén Pol, en un almuerzo de trabajo que ha tenido lugar este martes y en el que han participado, además de los representantes de las 26 asociaciones integradas en la federación, el presidente del Ejecutivo balear y la consellera de Turismo y Trabajo, Joana Barceló, según ha informado un comunicado.

El inicio del discurso de Pol se ha centrado en un diagnóstico de los problemas estructurales que tiene el sector desde «antes de que comenzara la crisis económica internacional» como son el acortamiento de temporada, la pérdida de competitividad y la disminución de la rentabilidad.

En este sentido, ha remarcado la necesidad de dar respuesta a estos problemas «desarrollando instrumentos para la eliminación de la oferta obsoleta, solucionando demandas sectoriales pendientes como los condohoteles -que pueden funcionar al mismo tiempo como bloques de apartamentos y hoteles- y los cambios de uso».

Asimismo, la máxima responsable de la FEHM ha hecho hincapié en que se puedan solucionar estos escollos «poniendo en marcha instrumentos urbanísticos que permitan el desarrollo de infraestructuras de interés general que añadan valor a las zonas turísticas para poder luchar contra la estacionalidad».

En este punto, Pol ha resaltado que la ley del suelo en sus más de 300 artículos no contempla ni un aspecto del turismo como eje esencial de la economía balear.

También, ha recalcado la necesidad de promover e impulsar la inversión de forma urgente «que permita iniciar el cambio de modelo y que es absolutamente necesaria, porque el futuro y los puestos de trabajo no llegarán si no hay inversión empresarial».

Por otra parte, la presidenta de los hoteleros ha recordado que en esta legislatura «se ha avanzado en algunos aspectos muy importantes, como la Ley 4/2010 de medidas urgentes para el impulso de la inversión en las islas y la Ley 10/2010 que permite realizar obras en edificios fuera de ordenación». Asimismo, ha señalado el avance generado con «el Decreto de clasificación hotelera que ha sido un modelo de trabajo ejemplar de cooperación público-privada» Si bien, ha espetado que «se ha avanzado pero aún queda mucho camino por recorrer».

Al respecto de la nueva etapa que se abrirá tras las elecciones autonómicas del próximo mes de mayo, Pol ha manifestado que se «deberá pasar página en la forma de gestionar lo público, priorizando la gestión, la transparencia y la racionalización del gasto, y evitando el solapamiento competencial».

Además, la máxima responsable de los hoteleros ha informado al presidente del Govern del documento de propuestas que está elaborando la FEHM para presentar a los partidos políticos de cara a las elecciones 2011 con el objetivo de que lo tengan en consideración en la confección de sus programas electorales. Para ello presentarse dicho documento, la federación iniciará una ronda de contactos con todos los partidos políticos para presentarles dicho documento.

Tras el parlamento de Pol, Antich ha intervenido en el acto haciendo un repaso a los principales ejes de la política turística. En esta línea, ha destacado los importantes avances en materia de conectividad aérea gracias a los acuerdos con los turoperadores; las importantes inversiones que se han realizado desde el Gobierno español en los aeropuertos de Baleares; y la equiparación con Canarias en el tema de las tasas aeroportuarias.

También, el presidente del Ejecutivo balear ha puesto especial énfasis en las estrategias que el Govern está desarrollando para mejorar la eficacia de la Administración, así como la necesidad de trabajar conjuntamente con el sector privado para la puesta en marcha de iniciativas que ayuden a mejorar la competitividad de la economía balear.