0

La presidenta de la Funeraria, Begoña Sánchez, ha dejado en manos del consejo de administración de la empresa pública el futuro de los cuatro trabajadores que han sido expedientados por el cobro de comisiones, que fue adelantado por Ultima Hora. No obstante, puntualizó que el convenio de los trabajadores prevé para las sanciones muy graves (como está calificado el cobro de comisiones) se penalicen con el despido, la suspensión de empleo y sueldo entre uno y tres meses o no poder ascender en seis años.

El portavoz del PP en Cort, Julio Martínez, reprochó a Sánchez que no hayan propuesto una sanción a los trabajadores, ya que las resoluciones deben ser a iniciativa del equipo de gobierno. Además, añadió que «hay responsabilidades políticas» y recordó que un informe de la asesoría jurídica de la Funeraria ya denunciaba el cobro de comisiones por parte de los trabajadores en 2008. «Calvo y Sánchez han tolerado estos desvíos desde 2008», sentenció Martínez.

Informe de 2008

Preguntado por la existencia del citado informe, el gerente de la Funeraria, Joan Martí, respondió que hace un año informaron a los empleados que la Funeraria ya ofrecía los servicios de reparación y colocación de ornamentos «competitivos». Sin embargo, tuvieron constancia, por comentarios de los clientes, que los trabajadores de la Funeraria los derivaban a otras empresas y les enviaron dos cartas advirtiéndoles que eso no estaba permitido. «Intentamos reconducir el tema, pero no se ha podido. Es un proceso largo que comenzó hace un año», señaló. Sin embargo, Martí no contestó por qué no se tomaron medidas en 2008.