Rosselló, Armengol, Abril y Bonet durante su reunión en la sede del PSIB.

13

El PSIB ya tiene lista la primera parte de su estrategia electoral de cara a las elecciones del próximo año: presentarse a la sociedad como el partido «de los acuerdos y el consenso», «capaz de pactar con todos» y que «no se ha cerrado ninguna puerta pese a haber gobernado en una situación política y económica difícil».

Las frases entrecomilladas son de dirigentes y cargos del socialismo balear que participan en la preparación de la campaña 'Volem, sabem, podem' y que forman parte del equipo que trabaja en el proceso de selección de las candidaturas municipales.

El «socio natural»

La Federación Socialista de Mallorca (FSM), que dirige Francina Armengol, ya ha decidido la mitad de sus 'precandidatos', que es el nombre elegido para que su proceso de elección tenga un doble impacto mediático: cuando se les nombra `precandidatos' y cuando se les proclama como 'candidatos'.

La gran novedad de este proceso es que los socialistas, sin romper para nada con sus socios de la izquierda, están trabajando, de forma 'oficiosa' para ganarse la confianza de Unió Mallorquina, a quien el conseller Manera llama «socio natural» y para abrir puertas en los municipios a partidos como Entesa per Mallorca.

La lista única

El proceso de refundación de Esquerra Unida, que supone el fin del Bloc como coalición electoral, ha activado varias alarmas hasta el punto que una plataforma afín a la izquierda, la Plataforma Per una veu propia, está intentando una lista única de todos los partidos a la que pretenden que se 'enganche' el PSIB en el último momento, como ocurrió con Eivissa pel Canvi. Aunque el PSIB tiene decidido presentarse solo a las elecciones, habla con unos y con otros tras haber obtenido manos libres de la Ejecutiva federal para continuar con su política de pactos, como dejó claro Gaspar Zarrías el pasado miércoles.