El juez del 'caso Palma Arena', José Castro, ha dictado el sobreseimiento provisional en la causa del administrador de Nimbus Antonio Amat, ya que «fue Miguel Romero (en libertad bajo fianza de 25.000 euros) el que tomó las decisiones que hoy son objeto de investigación», señala en el auto.


Amat, administrador de Nimbus junto a Miguel Romero, fue citado a declarar en calidad de imputado, aunque inmediatamente después, su abogado pidió el sobreseimiento de la causa para su cliente.
El juez señala que varios de los imputados en el 'caso Palma Arena', empleados de Nimbus y

el propio Romero han concedido en no derivar «ninguna responsabilidad» a Amat.

En cambio, el juez mantiene la imputación para otros tres inculpados que también habían solicitado el sobreseimiento provisional, como son los casos del ex director gerente de la Fundació Illesport Gonzalo Bernal García, el arquitecto del chalet de «Pepote» Ballester, Antonio Marqués, y el ex gerente d S'Institut de Serveis Socials i Esportiu de Mallorca José Luis Rosselló.


Decisiones

El magistrado señala en su auto que en lo que atañe a Bernal, «ha intervenido en la toma de decisiones que hoy pueden conceptuarse como jurídicamente controvertidas, como por ejemplo la contratación del arquitecto (Ralph) Schürmann, de Marc Bibiloni, de Francisco Soler (ex futbolista del Mallorca) y el contrato de consultoría para la campaña de comunicación del Mundial de Ciclismo».


Con respecto a Marqués, el juez recuerda que fue contratado por «Pepote» Ballester para supervisar la construcción de la pista de atletismo del Polideportivo Príncipes de España y su «ulterior contratación como arquitecto para la construcción de su chalet», por lo tanto «no hay ninguna ligereza en su llamamiento (como imputado) y en cuanto a Rosselló, señala que si hubo dejación de funciones o una destacada intervención, «habrá que aguardar a que tales incógnitas queden plenamente despejadas en el curso de la instrucción».
El juez también mantiene la imputación a los arquitectos García Ruiz.