0

Balears ha registrado un total de 7.711 accidentes laborales durante el primer semestre de 2010, lo que supone un descenso del 15,4 por ciento respecto a las cifras obtenidas en el mismo periodo del año pasado, cuando 8.899 personas se vieron afectadas por siniestros acaecidos en el ámbito de su centro de trabajo.

Así lo ha anunciado en rueda de prensa el secretario de Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT en Baleares, Tomás Navarro, quien ha detallado que el 99,3 por ciento de los accidentes han sido leves mientras que el 0,6 por ciento restante han sido graves, al tiempo que ha remarcado que durante la primera mitad del presente ejercicio han fallecido tres personas en su puesto de trabajo, una más que en 2009.

En este sentido, ha asegurado que los accidentes graves han decrecido un 16,85 por ciento respecto al periodo comprendido entre enero y junio del año pasado, si bien los leves han disminuido un 10,2 por ciento. Según ha apostillado, este descenso se ha materializado en todas las islas menos en Formentera, donde se ha registrado un incremento del 43 por ciento al pasar de 18 a 30 accidentes laborales, a pesar de que el retroceso haya sido del 10,23 por ciento en Mallorca, del 14,84 por ciento en Menorca y del 6,21 por ciento en Ibiza.

Ante estos datos, el índice de accidentabilidad se ha reducido en un 10,22 por ciento durante el primer semestre de 2010 respecto al primer semestre del año pasado, situándose a finales del pasado junio en 2.372,2 accidentes por cada 100.000 trabajadores, frente a los 2.643,3 siniestros por cada 100.000 trabajadores que resultó al cierre de la primera mitad de 2009.

Así, desde la puesta en marcha del Plan de Choque contra la siniestralidad laboral para el periodo 2008-2011 la accidentabilidad se ha contraído un 35,7 por ciento, 15,7 puntos porcentuales por encima de la reducción inicialmente prevista, del 20 por ciento. En relación a las causas de esta bajada, Navarro ha apuntado a la reducción de la tasa de actividad derivada del desempleo, ocasionado a su vez por la crisis económica.

Enfermedades profesionales

En cuanto a las enfermedades profesionales, el responsable de Salud Laboral de UGT ha señalado que se han declarado 182 casos desde enero hasta junio de 2010 (una enfermedad profesional por cada 1.999 trabajadores), mientras que durante todo el año pasado se registraron 402 dolencias de estas características.

Sobre estas cifras, ha apostillado que se encuentran todavía «muy lejos», pese al descenso, de las registradas en comunidades como Navarra, que cuenta con un Instituto de Salud Laboral que, a su juicio, permite detectar con mayor facilidad este tipo de dolencias gracias a su personal sanitario especializado en medicina del trabajo, ya que en esta región se declara una enfermedad profesional por cada 256 trabajadores.

Por lo que se refiere a las causas de estas enfermedades, Navarro ha explicado que, tal y como sucede en el conjunto estatal, los agentes físicos son los que presentan una mayor relación con la contracción de las mismas, en especial los movimientos repetitivos y las posturas forzadas. En este ámbito, ha aseverado que las camareras de piso de los hoteles son las que «más sufren» este tipo de problemas de salud, debido al esfuerzo físico que requiere su oficio.

Por otra parte, ha afirmado que en las islas se ha producido durante el último año un aumento de las enfermedades profesionales derivadas del uso de amianto, al tiempo que ha recordado que existe un protocolo datado de 2002 que prohíbe la utilización de esta sustancia tóxica en las empresas españolas, si bien esta normativa no se ha aplicado aún en Baleares. Ante esta situación, que ha calificado de «muy grave», el secretario de Salud Laboral de UGT ha reclamado que la Dirección General de Salud Pública del Govern implante este procedimiento en la Comunidad Autónoma, en la que existen 69 empresas que trabajan con este veneno (48 en Mallorca, 13 en Menorca y 8 en Ibiza).

Con todo, ha anunciado que el sindicato exigirá al Ejecutivo autonómico que, antes de que acabe la actual legislatura, saque adelante la Ley de Salud Pública (a la que UGT ha realizado algunas aportaciones), al tiempo que solicitará que se cree un Instituto Balear de Salud Laboral similar al navarro, tal y como, ha recordado, se comprometió el PSOE durante la pasada campaña electoral.

Datos similares a los del conjunto nacional

Por su parte, la secretaria confederal de Salud Laboral de UGT en España, Marisa Rufino, ha recalcado que los datos de las islas siguen la tendencia del conjunto estatal, en el que han tenido lugar 700.855 accidentes laborales y 9.401 enfermedades relacionadas con el trabajo durante el primer semestre de 2010.

Según Rufino, 52 trabajadores enferman al día por el «simple hecho» de acudir a su puesto de trabajo, mientras que dos trabajadores mueren a diario tras sufrir algún accidente durante su horario laboral. En relación a los accidentes graves, ha asegurado que se producen 17 al día, frente a los 1.774 siniestros leves que acaecen cada jornada.

Por otra parte, ha señalado que las enfermedades profesionales sin baja se han incrementado en un 114 por ciento en los últimos cuatro años, al tiempo que las enfermedades profesionales con baja han decrecido en un 57 por ciento, lo que, a su juicio, evidencia que los empleados, «por miedo a perder su puesto de trabajo», acuden a trabajar enfermos. Con todo, en España se produce una declaración de enfermedad profesional por cada 1.623 trabajadores.

En otro orden de cosas, la responsable confederal de Salud Laboral de UGT ha expuesto que, según se desprende de la última Encuesta Nacional de Gestión de Seguridad y Salud elaborada por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (Insht), el 50 por ciento de las empresas todavía no investiga los accidentes de trabajo (algo a lo que, según ha recordado, les obliga la Ley de Prevención de Riesgos Laborales), mientras que dos de cada tres empresas no modifica las condiciones de seguridad después de un incidente.

Asimismo, ha destacado que, en el caso de las contratas y las subcontratas, sólo el 25 por ciento de los empleados tiene información en esta materia, que en el 40 por ciento de los casos se les ofrece de forma verbal. En cuanto a la vigilancia de la salud y los reconocimientos médicos, ha afirmado que un 60 por ciento de las empresas encuestadas ofrece este servicio a su plantilla, si bien los reconocimientos médicos específicos sólo se realizan en el 17 por ciento de las sociedades que lo requieren.

Ante esta coyuntura, Rufino ha instado una vez más a los trabajadores a que participen en la huelga general prevista para el próximo 29 de septiembre, ya que, en su opinión, la reforma laboral «va a afectar a su seguridad y a su salud» porque «aumenta la temporalidad», que, ha dicho, está «ligada» a la siniestralidad. En esta línea, ha apostillado que por cada trabajador con contrato indefinido accidentado padecen un accidente tres empleados temporales.