Vista de las obras del Palacio de Congresos. | Joan Torres

1

La empresa Acciona, que está llevando a cabo las obras del futuro Palacio de Congresos de Palma, ha informado al Ayuntamiento de su intención de continuar con los trabajos y de poder recuperar el ritmo normal de los mismos cuanto antes y mantiene el plazo de que todo este listo en el verano de 2011.

Así lo ha asegurado hoy en respuesta a preguntas de los periodistas la concejala de Urbanismo del Ayuntamiento de Palma, Yolanda Garví, quien ha defendido que lo importante, en todo caso, no es que el Palacio de Congresos sufra retrasos sobre lo previsto, sino que finalmente se terminen las obras.

Garví ha tratado de disipar así las dudas que se plantearon sobre la finalización de esta infraestructura -ubicada en la fachada marítima de Palma- después de que la concesionaria, la hotelera Barceló, decidiera abandonar el proyecto.

«Hay que ser optimistas y yo creo que en breve tendremos una solución para la financiación sobre la mesa», ha declarado Garví, quien ha apostillado que Acciona, a día de hoy, «no tiene ningún certificado pendiente de pago» y, si las obras continúan, se seguirán pagando.

La titular de Urbanismo de Palma ha reconocido que la coyuntura económica no ha favorecido a una obra que, según Garví, fue concebida con problemas desde el principio: «no ha ayudado, tampoco, como se hicieron las cosas», ha agregado.

Errores

En este sentido, ha recordado que en la anterior legislatura del PP fue cuando se decidió que se construiría en primera línea de playa y se adjudicó antes de las elecciones con errores que el actual equipo de gobierno tuvo que corregir, ya que incluso impedían empezar las obras.

Yolanda Garví ha detallado que Acciona le ha confirmado que actualmente hay más de un centenar de obreros trabajando aunque no lo parezca porque se encuentran centrados en la zona del hotel, en su interior.

Tras esta fase, iniciada una vez que se ha dado por terminada la construcción de la estructura, se pasará a contratar la fachada del Palacio y del hotel, según los planes que Acciona ha comunicado al Ayuntamiento.

Asimismo, Garví espera que en las próximas semana haya ya una solución para la financiación de las obras sobre la mesa, lo que, a su juicio, permitirá acelerar el ritmo de los trabajos.

Respecto a las obras del segundo eje cívico de Palma, ubicado en el barrio de Santa Catalina, en concreto en la calle Fábrica, Garví ha indicado que «van a buen ritmo» y que la fase que más molestias provoca a los vecinos se ha dado ya por finalizada.

La edil de Urbanismo ha adelantado también que se reunirá con los vecinos para consensuar los usos de esta calle, pero ha descartado parar los trabajos, tal y como demandaban algunos afectados, ya que ha considerado que esto sería un «grandísimo error» sobre todo para los que más han sufrido las obras.

La previsión es terminar la actuación en Navidad, como ya ocurrió el pasado año con el primer eje cívico, ejecutado en la calle Blanquerna.

«Queremos que sea un ejemplo de civismo y convivencia ciudadana», ha manifestado Garví, quien ha asegurado que el Ayuntamiento estará ahí haciendo cumplir todas las ordenanzas, velando para que todos los «temores» de los vecinos de la zona no tomen forma.