Un grupo de jóvenes portaron una pancarta contra los animales salvajes en los circos.

El pleno del Ajuntament de Palma aprobó ayer, con los votos a favor de PSOE, Bloc y UM, declarar a Palma ciudad libre de circos con animales salvajes. De este modo, en Ciutat no se podrán instalar circos con animales salvajes.

Además, el pleno instó al equipo de gobierno a iniciar los trámites para la modificación de las ordenanzas que sean necesarias para aplicar este acuerdo. Al mismo tiempo, se pedirá al Parlament que se introduzcan modificaciones a la ley de protección de animales que viven en el entorno humano; así como instar al gobierno municipal a poner todos los medios a su abasto para cumplir la normativa vigente referente a la protección de animales.

Un grupo de jóvenes que portaban pancartas en el pleno no pudieron evitar su alegría al aprobarse esta propuesta, e incluso algunos no pudieron evitar las lágrimas.

El PP se abstuvo, ya que había presentado una alternativa, que fue rechazada. La regidora popular Caterin Terrasa consideró que su propuesta era «más amplia», al velar por el estricto cumplimiento de la Ley de Protección de Animales que viven en el entorno humano.

Por su parte, els Maulets se concentraron ante Cort para pedir que Palma sea declarada 'Ciutat Antitaurina'.