Biel Barceló, líder del Bloc, pasa por delante de Antich en un pleno del Parlament. | Pere Bota

PSOE y Bloc pusieron de relieve ayer en el Parlament que sus relaciones no pasan por el mejor momento. Si a principios de legislatura uno de los objetivos del Pacte era mantener la misma postura en las votaciones, a falta de menos de un año para las elecciones la situación parece haber dado un vuelco importante.

Los dos socios de gobierno decidieron ayer en la Comisión de Ordenación del Territorio del Parlament votar de diferente forma en una de las enmiendas a la ley de medidas urgentes, un proyecto de ley elaborado por el Govern y que será aprobado el próximo martes en sesión plenaria.

Eivissa

Las discrepancias públicas entre PSOE y Bloc se produjeron ayer en una votación de una enmienda para regularizar la situación de varias urbanizaciones en Eivissa. El Bloc mostró su discrepancia ante la propuesta de modificación de sus actuales socios de gobierno. A lo largo de la Comisión PSOE y Bloc fueron por libre, plantearon votos particulares, mientras PP y UM se aliaron en muchas votaciones y, por lo tanto, la ley del Govern sufrirá algunas modificaciones respecto al texto original.

«El PSOE presentó la enmienda sin consensuar. Se intentaba soslayar con una enmienda una sentencia sobre un tema urbanístico de Eivissa. No estamos de acuerdo», señaló el diputado Antoni Alorda.