0

La ex consellera d'Obres Públiques Mabel Cabrer acusó ayer a sucesor, Jaume Carbonero, de «juego sucio» y de engañar a la opinión pública al asegurar que se han confirmado irregularidades en las autovías de Eivissa. Además, criticó que no le den al PP las auditorías, que han costado 870.000 euros.

«Las carreteras d'Eivissa fueron objeto de la mejor auditoría pública, independiente y transparente posible: la del area de Intervenció de la Comunitat, que fiscalizó los pliegos, la contratación, el gasto y la adjudicación, interviniendo en todas las fases y en la Mesa de Contratación», aseveró Cabrer. Además, aseguró que la carretera Eivissa- San Antoni fue objeto de una segunda auditoría, en el informe de la Sindicatura de Cuentas; mientras que los expedientes de expropiación han sido analizados por la administración de Justicia, y «sólo un 2% de un total de 500 expedientes han obtenido sentencia favorable al administrado, por aspectos de defecto de notificación».

Por su parte, Carbonero detalló ayer en Eivissa las auditorías en las que se confirman las irregularidades de las autovías Pitiüsas.