El príncipe monegasco llegó a la Isla y se trasladó en helicóptero hasta Cabrera. | Pedro Prieto

0

Alrededor de las diez de la mañana de ayer, Alberto de Mónaco y un grupo de gente, hombres todos, llegaba al aeropuerto de Palma, pista de vuelos privados, donde les estaba aguardando un helicóptero de National Geographic que los trasladaría a la isla de Cabrera. Según pudimos saber posteriormente, el príncipe de Mónaco iba a asistir a la grabación de un reportaje que realiza en aguas de Cabrera National Geographic, en colaboración con la Fundación Cousteau y la que lleva su nombre.

El príncipe Alberto de Mónaco, de 52 años de edad, que precisamente anteayer había dado a conocer que se casará en verano de 2011 con la ex nadadora sudafricana Charlene Wittstock, a su llegada a Palma vestía de sport: pantalón gris claro, nicky blanco y mocasines. A ratos cubría su cabeza con una gorra visera y sus ojos con gafas de cristales oscuros. Se le veía muy tranquilo y amable, hablando con todo el mundo. A todo esto, un discreto pero seguro servicio de seguridad prestado por la Guardia Civil, cerraba filas en torno a él.

Por más que miramos, no vimos por ninguna parte a su prometida.

La estancia de Alberto de Mónaco en Cabrera a bordo del yate de National Geographic y al que acompaña un buque científico de la Fundación Cousteau, será más bien breve, ya que hoy debe encontrarse en Mónaco para presidir una gala benéfica. A primera hora de la tarde el príncipe se enfundó un traje de neopreno y buceó.

De Alberto de Mónaco nos llamá la atención su calva, que ya ocupa la mayor parte de la superficie de su cabeza, y su barriga. Ya casi enorme.

Boda

Tras anunciar su compromiso, Alberto de Mónaco ha querido compartir con la gente su felicidad, así como la fecha en que tendrá lugar el esperado enlace: "el verano que viene". En una entrevista el diario francés 'Nice Matin', el hijo de Rainiero y Gracia de Mónaco también se ha deshecho en halagos hacia su futura esposa, Charlene Wittstock.