Francesc Antich, donando sangre, ante la atenta mirada del conseller de Salut, Vicenç Thomàs, y el director gerente de la Fundació Banc de Sang i Teixits de Balears, Josep Muncunill. | S. Amengual

1

El presidente del Govern, Francesc Antich, ha donado hoy sangre en el autobús de la Fundació Banc de Sang i Teixits de Balears en la Plaza de España y ha agradecido a los ciudadanos de las islas su generosidad por el hecho de que las donaciones hayan aumentado un 13,2% en los dos últimos años.

Antich ha visitado las carpas informativas y ha dado ejemplo en los actos del Día Mundial del Donante de Sangre con su propia donación, en una jornada que ha calificado de señalada y oportuna para «agradecer a tanta gente anónima y solidaria que en esta comunidad autónoma en los trece últimos años hayan donado sangre cerca de 45.000 personas».

«En los dos últimos años hemos aumentado las donaciones un 13,2%, lo que es un récord entre todas las comunidades autónomas», ha asegurado Antich en relación a los incrementos del 6,7% registrado en 2008 y del 6,5% en 2009, con 43.869 donaciones. «Es muy importante porque esto ayuda a muchos ciudadanos», ha afirmado.

El presidente ha insistido en que «un 4,1% de la población balear es donante de sangre y por tanto es activa al ejemplificar esta solidaridad» un comportamiento que ha agradecido «de todo corazón».

Salvar vidas

Por su parte, el director gerente de la Fundació Banc de Sang i Teixits de Balears, Josep Muncunill, ha recordado que «con cada donación se pueden salvar tres vidas», por el hecho de que la aportación de cada donante supone obtener glóbulos rojos, plaquetas y plasma, que puede ayudar a tres personas en situación de riesgo para sus vidas.

Así por ejemplo, para un tratamiento de leucemia son necesarias unas 200 donaciones y en un parto complicado se utilizan de 6 a 8.

En los cinco primeros meses de 2010 se han producido 17.985 donaciones en Balears, la mayoría en Mallorca con 14.279, seguida de las Pitiüses con 2.083 y Menorca con 1.623, cifras que suponen un aumento de entorno al 5% respecto al año pasado.

En el conjunto de la comunidad, la localidad donde hubo más donantes nuevos fue Esporles, con 224 donaciones, un 76,4% más el año anterior. En Palma, hubo 3.209 donantes nuevos, un 55,6% más.

«No somos la comunidad que dona más, que es Navarra, seguida de País Vasco, pero estamos en muy orgulloso octavo puesto y lo importante es que hemos aumentado ese 13,2%», ha puntualizado Muncunill.

La campaña de este año, «Balears tiene sangre», recuerda que la sangre no se puede fabricar y solo puede obtenerse de donaciones que puede realizar cualquier persona sana de 18 a 70 años, que pese más de 50 kilos y disponga de unos diez minutos de tiempo que es lo que se tarda en donar.