0

La idea es «no hacerse demasiado daño» y plantear el proceso como una «separación amistosa». Al menos así explicó ayer David Abril, ex coordinador de Esquerra Unida (EU), la relación entre los dos sectores de esa formación: la 'refundada' Esquerra Alternativa i Verda, la 'federal', surgida de la asamblea del sábado, y la que se constituirá el próximo día 5 de junio, en línea con Iniciativa de Catalunya. David Abril, en una comparecencia ante los medios (la primera desde que renunció al cargo) confesó que «he llorado mucho estos días».
La izquierda escindida y la 'refundada' ya han pactado algunas cuestiones: por ejemplo que no se reclamarán cargos (sólo los minoritarios de la Tercera Vía se plantean esta exigencia) y sí se sentarán a resolver, de forma amistosa, los ingresos que les corresponden a cada uno por los cargos institucionales que ocupan. La 'nueva' izquierda, la de 'los finos' (según el argot de la organización) se constituirá el 5 de junio pero su idea es llegar a acuerdos con el grupo de Grosske y Cámara para buscar formulas de colaboración electoral. Hoy se reúne la dirección de la EU 'clásica'.