0

Ya no hay una Esquerra Unida (EU) sino dos y cada una se siente legitimada para seguir adelante con el proceso de 'refundación' que se inició hace un año. Sólo que las dos corrientes llegarán a un meta diferente: una se desligará de Izquierda Unida y la otra continuara vinculada, aunque con mayor autonomía, a su actual referente federal.
David Abril, hasta hace dos días coordinador general de EU, se sumó ayer al proyecto renovador de Esquerra XXI, que lidera Fina Santiago. Esta confirmó ayer a Ultima Hora que se consideraba desvinculada de Esquerra Unida, que dejaba la dirrección (forma parte de su Presidencia), junto al resto de dirigentes que ahora militan en Esquerra XXI y que próximamente formalizará su baja en Esquerra Unida, al igual que muchas personas más. Representantes de tres corrientes explicaron ayer el proceso que ahora se pone en marcha para fletar el nuevo proyecto. No acudirán a la asamblea de hoy.
«Deriva final»
Esquerra XXI y sus aliados hicieron ayer una exhibición de cuál es su poder y, efectivamente, tiene la mayoría de cargos institucionales. Cargos que no piensan abandonar. Aunque rerpresentantes del sector 'federalista' de Grosske, Cámara, Carmona y Emylse Mas argumentan que son de EU, Fina Santiago consideró ayer «irresponsable» abrir este debate «a pocos mese de las elecciones» y señaló que «son cargos del Bloc» y que su propuesta pasa por reforzar el Bloc.
En el documentado presentado ayer afirman que la asamblea de hoy es «la deriva final» del proceso constituyente y que quienes acudan a la misma representan «a EU en el sentido más conservador del término, más patriotismo de partido y no más proyecto político».
Manuel Cámara se comprometió anteayer a que la asamblea de hoy sería abierta y que se daría entrada a los medios de comunicación que quisieran asistir.