El comercio dejó atrás el parón del pasado sábado, festividad del Primero de Mayo, y aprovechó el cuarto festivo de apertura comercial autorizado por el Govern para animar el mercado en 2010.
Un domingo de 'interés comercial', que coincidió con la fiesta del Día de la Madre.
Como ya es habitual, la jornada de ayer fue rentabilizada por las grandes superficies y franquicias, no así por el pequeño comercio de Ciutat, que en su mayor parte ignoró la posibilidad de abrir sus puertas.
Los próximos festivos autorizados serán el 11 de julio (domingo), 31 de octubre (domingo), 8 de diciembre (miércoles y Día de la Inmaculada Concepción) y 19 de diciembre (domingo).