1

Los vecinos de sa Casa Blanca y otras zonas del distrito de Llevant exigen al Ajuntament de Palma y a las administraciones competentes que resuelvan los problemas de las inundaciones lo más rápido posible. Los vecinos temen que los daños que les están causando las inundaciones se incrementen en los próximas días, cuando suban las temperaturas. Así, con el calor proliferan los mosquitos y las aguas putrefactas provocan malos olores, que son muy molestos para los vecinos. «Las nubes de mosquitos llegan hasta Son Ferriol. Nos sentimos totalmente olvidados por el Ajuntament de Palma», manifestó el presidente de la asociación de la Part Forana de Palma, Mateu Seguí.
Aunque aún no ha llegado el calor, los vecinos ya están sufriendo las consecuencias de las inundaciones. Seguí aseguró que estas inundaciones afectan a unas 800 personas, ya sea por el agua que se acumula en sus tierras e incluso en las puertas de sus viviendas; o por los mosquitos que proliferarán cuando haga más calor. «En las puertas de nuestras casas tenemos agua podrida y con animales muertos. En el interior de las viviendas huele mal», criticaba una vecina para la que «fumigando no se resuelve el problema».
Además, los que tienen tierras no las pueden cultivar porque se encuentran anegadas. «La gente está quemada. Antes estas tierras se sembraban y ahora no», reprochaba uno de los vecinos de la zona.
El portavoz del PP en Cort, Julio Martínez, que encabezó la delegación de los populares que visitó ayer la zona, criticó que Calvo no haya destinado nada de los 100 millones de euros del Plan E a resolver estos problemas. «Le ha interesado más hacer carriles bici que arreglar esto», añadió un vecino.