El portavoz del PP en el Parlamento balear, Francesc Fiol, admitió hoy que su partido está «preocupado» ante la declaración judicial del ex-presidente del Govern Jaume Matas, quien mañana será interrogado por el juez que instruye el caso Palma Arena, que investiga la presunta financiación irregular del PP y el supuesto desvío de fondos para mejorar la imagen del ex jefe del Ejecutivo, todo ello a través de la agencia de publicidad Nimbus.

En rueda de prensa, Fiol señaló que desconoce si algún miembro del PP acudirá mañana a apoyar o acompañar a quien fuera presidente de esta formación y, por otro lado, esperó que la declaración se produzca de manera «respetuosa, normalizada, tranquila y con el menor impacto en cuanto a las medidas» que se puedan imponer a Matas.

En caso de que el juez José Castro decrete medidas cautelares al ex presidente del Ejecutivo, algo que dijo desconocer al «no ser un adivino», consideró que la Dirección del PP «tendrá que posicionarse y manifestarse», respecto a la situación de Matas en el partido.

Fiol aseveró que las cosas que ha leído en los últimos meses sobre Matas en los medios de comunicación «no se corresponden a la percepción que tengo de esta persona con la que he trabajado muchos años» y en cuyo Govern ostentó la Conselleria de Educación y Cultura durante la pasada legislatura.

Noticias relacionadas

Democracia

Por otra parte, confió en que el trabajo de los jueces y la Fiscalía «no esté condicionado» por la presión mediática y, en este sentido, dijo que quiere pensar que los magistrados y los fiscales «no deciden al dictado de los medios de comunicación, ya que, en tal caso, viviríamos en un Estado muy poco democrático».

«Cada uno cumple su función, por lo que no tengo duda de que no seguirán las opiniones del cuarto poder, pese a que en algunos temas, los medios llegan a sugerir las preguntas que hay que hacer a Matas, algo que forma parte de su capacidad de influir o no», recalcó el portavoz parlamentario 'popular'.

Pese a ello, expresó su «seguridad» de que los jueces y los tribunales actúan con la «máxima objetividad y rigor y con mucha seriedad» y, por tanto, «ajenos a la presión mayor o menor que los medios de comunicación tengan interés en un momento dado de dar una noticia».