0

EUROPA PRESS-PALMA
El comercio minorista de Mallorca tuvo en 2009 un volumen de negocio de 3.212 millones de euros, 488 millones de euros menos que antes de la crisis, ya que, en 2007, la facturación conjunta de estas pymes -sin estaciones de servicio- ascendió a 3.700 millones de euros y, durante el ejercicio siguiente se redujo en 100 millones, por lo que la caída más acusada se produjo el año pasado.
Así lo apuntó la Patronal del Pequeño y Mediano Comercio de Mallorca (Pimeco) en un comunicado difundido ayer, en el que estableció una comparativa interanual de su volumen de negocio entre el último año de bonanza económica y la actualidad. Y, según los datos del pasado mes de enero -el primero disponible de este año-, la tendencia se mantiene, al descender la facturación en un 13 por ciento respecto al mismo periodo de 2009.
Aún así, la caída de enero del año pasado frente a ese mismo periodo de 2008 fue del 24 por ciento, con lo cual, se mantiene el descenso, pero aproximadamente a la mitad de velocidad. En términos absolutos, enero dejó una facturación global de 225 millones de euros, lo que supone 13 millones de euros menos, y un retroceso del -5,5 por ciento en la actividad comercial y en las ventas que se registran en la isla.