0

Comisiones Obreras se mostró ayer bastante más pesimista que el Govern a la hora de valorar cuándo puede acabar la recesión en el archipiélago balear. En este sentido, Rafel Borràs, secretario de Formación, Trabajo y Política Sectorial de CCOO, dijo que 2009 fue un «año perdido» a efectos de abordar el cambio de modelo productivo que se promulga desde las instituciones públicas.
Así, Borràs adelantó que 2010 «no será bueno» en materia de ocupación, ya que no aprecia indicios de recuperación del mercado laboral, a pesar de los «síntomas» de mejoría económica apuntados en los últimos días desde el Govern y el Centre de Recerca Econòmica (CRE).
Según los datos que maneja el sindicato correspondientes al cuarto trimestre de 2009, se mantiene el deterioro del empleo, tanto «cuantitativo como cualitativo», aseguró Borràs al tiempo que recordó que el mercado laboral ha experimentado pocos cambios en su estructura y, especialmente, en lo referente a la temporalidad porque, señaló, «hay gente que se acerca a los 40 años de edad y aún no sabe lo que es un contrato estable».
Temporalidad
Borrás aseguró que en 2009 la tasa de temporalidad paradójicamente «ha descendido», tras llegar a rozar el 37 por ciento de los contratados hace sólo dos años. Una circunstancia que los sindicalistas atribuyeron a que la «mayoría» de empleos suprimidos desde el inicio de la crisis económica correspondían a puestos de trabajo que eran de tipo temporal. Y, de una forma más acentuada, a personas con escasa formación, ya que el 45% de los trabajadores de las islas sólo cuentan con estudios primarios.
Respecto a esta situación, Rafel Borràs se mostró muy crítico y se preguntó por qué el Govern se plantea ya hablar de indicios de recuperación cuando ninguna medida llevada a cabo por el Ejecutivo se puede decir que haya sido un éxito. «Es pan para hoy y hambre para mañana», recalcó Borràs.
«La realidad es que, a la destrucción de puestos de trabajo e incremento del paro, se ha sumado durante el pasado año el crecimiento en un 2,9% de la población activa de las islas, con otros 16.525 solicitantes de empleo, en su mayoría residentes menores de 25 años, que se incorporaron al mercado laboral», recalcó.