¿Había motivos para brindar? Pese a la compleja situación política que vive Balears, los representantes políticos y los invitados brindaron por el aniversario del Estatut. | M. À. Cañellas

5

El Parlament escenificó ayer su crisis tras la dimisión de Munar el pasado viernes, en un acto que fue calificado de 'excepcional' por Aina Radó, vicepresidenta primera de la Cámara y a la que le tocó pronunciar el discurso institucional en el aniversario del Estatut.
La propia Rado redactó y leyó un discurso que, hasta el viernes, debía leer Munar. De hecho, la situación que se vivía ayer en la Cámara era tan atípica, tan anómala, tan extraordinaria, que Munar es todavía hasta hoy presidenta del Parlament. Munar hará llegar hoy su dimisión como diputada y, por lo tanto, se desvinculará de la Cámara autonómica.
La socialista Aina Rado no rehuyó la situación política que se vive en la Cámara tras la dimisión de Munar. «La carga simbólica de esta fecha -el aniversario del Estatut- no nos debe hacer cerrar los ojos a la realidad. Al contrario. Hoy es, sin duda, una fecha idónea para mirar la realidad frente a frente y reflexionar. En primer lugar, como pueden comprobar, hoy en el Parlament nos encontramos en una situación excepcional. Por primera vez les dirige la palabra la vicepresidenta, y lo hace en una situación complicada», reconoció Rado al inicio de su discurso.
La dimisión de Munar
Rado recordó que «la anterior presidenta, la señora Maria Antònia Munar, el pasado viernes anunció su renuncia como presidenta de la Cámara y como diputada». «No entraré a valorar este hecho. Creo que no es el lugar ni el momento. Pero sí quiero decir -añadió Rado- que su actuación como presidenta de esta Cámara merece un respeto personal».
Pese a la situación excepcional, Rado admitió que las instituciones «han de continuar con la labor que nos encomienda el Estatut, en especial en la situación de excepcionalidad que está marcando esta legislatura». Tras analizar la crisis política, Aina Rado abordó en su discurso la situación económica que padece Balears. Para terminar, la vicepresidenta del Parlament pidió que en el año y medio que resta de legislatura los políticos tienen que ser capaces de sacar adelante leyes que ayuden a dar soluciones frente a la crisis económica y a poner las bases de una nueva etapa en la historia autonómica. «El Parlament ha vivido situaciones difíciles y cambios en 27 años de existencia, y siempre hemos sabido salir adelante», subrayó.
Por otro lado, el PP decidirá en breve si presenta a Pere Rotger como candidato a la Presidencia del Parlament en sustitución de Munar. Los socialistas, pese a los rumores, descartan llegar a ningún acuerdo con UM para que alguno de sus diputados presida la Cámara. En cambio, sí está en el aire el nombramiento del vicepresidente del Parlament, si es que finalmente Rotger se convierte en presidente.
Respecto a la posible entrada de Mateu Crespí para ocupar el escaño de Munar, el portavoz del Bloc, Biel Barceló, dejó muy claro que su grupo político no tiene ninguna intención de negociar con Entesa este asunto. «Es un tema que competete a UM, sólo a UM», dijo Barceló, que así se desmarca de las intenciones de Entesa de negociar con la izquierda la incorporación de Mateu Crespí, que utilizaría su inclusión en las listas de UM pero, por el contrario, no se sentiría vinculado a este partido para seguir su línea política en el Paralement. Crespí fue elegido candidato autonómico del PSM, pero la decisión de crear el Bloc forzó su marcha. Después de aceptar ir como independiente en las listas de UM, Crespí se incorporó como militante a Entesa. UM ya le ha pedido formalmente a Crespí que no acepte el acta de diputado. Por lo tanto, Crespí actuaría como un tránsfuga.