3

La crisis política que ha afectado al Govern en las últimas semanas, con la ruptura del Pacte con Unió Mallorquina, ha tenido sus efectos a nivel económico y turístico, puesto que ha imposibilitado la firma de un convenio entre la Conselleria de Turisme y la región italiana de Emilia-Romagna para llevar a cabo un programa de intercambio de turistas seniors italianos y mallorquines entre los meses de abril y mayo.

El convenio tenía que haberse firmado a principio de este mes en Palma, pero el mismo día en que se había programado la firma entre la Conselleria de Turisme y los representantes de los organismos oficiales de la región de Emilia Rogmana, tuvieron lugar las detenciones de varios personas dentro del 'caso voltor', entre ellas la del entonces director general de Promoción, Joan Sastre. Los representantes italianos, ante estos hechos, optaron por irse de Palma y no firmar el convenio, pese a estar todo programado.

Mil turistas italianos
El programa de intercambio estaba absolutamente perfilado y contemplaba la realización de tres vuelos en abril y otros tres en mayo, tanto desde el aeropuerto de Son Sant Joan como del aeropuerto de Rimini.

El viaje, que tenía un coste de 290 euros por persona, contemplaba el vuelo, el alojamiento en hoteles de tres estrellas en régimen de pensión completa durante siete noches, guías, traslados y póliza de seguro.

La cifra total de beneficiarios era de 1.000 mallorquines y de 1.000 italianos, todos ellos turistas seniors. El programa se perfiló a raíz del Pla Oci 60 (turismo senior interior interislas), ya que de los 10.000 beneficiarios habían sobrado 1.000 plazas, las cuales, con las subvenciones correspondientes del Pla Oci se pusieron encima de la mesa para ultimar este programa y dar salida a las 1.000 plazas sobrantes con un añadido tan especial como era el viajar a una región italiana con multitud de atractivos turísticos y culturales.

El objetivo final de este programa de intercambio era favorecer la creación y mantenimiento de empleo en el sector turístico en plena temporada baja en la Isla, contribuyendo con ello a paliar la estacionalidad.

Una vez se hubiera formalizado la firma, estaba previsto llevar a cabo el proceso de comercialización en las agencias de viajes de Mallorca. La empresa encargada de dicha comercialización, Balear Senior, confirmó a este diario, tras ser consultada al respecto, que la firma no se había llevado a cabo y que el programa era difícil de que pudiera acometerse.
Federación Hotelera
El presidente de la Federación Hotelera de Mallorca, Antoni Horrach, mostró ayer su sorpresa al ser puesto al corriente de todo lo sucedido. «Está claro que, en caso de ser cierto lo que usted me comenta, es un ejemplo claro de que cuando no hay una situación política estable se producen consecuencias negativas a nivel económico y turístico, como sucede en este caso. Es una lástima lo sucedido y que no haya habido un seguimiento interno en la Conselleria de Turisme».

Respecto al programa de intercambio, Horrach consideró de muy positivo el proyecto, porque todo lo que sea canalizar a la Isla turistas europeos en los meses de temporada baja y media, «tiene un claro efecto dinamizador en las zonas turísticas».

Al conocer que los 1.000 turistas seniors de Mallorca iban a la región de Emilia-Romagna, apuntó que Rimini, «es como la Platja de Palma, con una infraestructura hotelera muy sólida y con unas zonas próximas muy atractivas en materia cultural y gastronómica, teniendo a Rimini como punto neurálgico».