Antich, junto al conseller de Turisme (UM), ayer por la mañana tras conocer las nuevas detenciones.

5

El presidente del Govern, Francesc Antich, comunicó anoche en su entorno más próximo que esta misma mañana anunciará «medidas drásticas». Todos entendieron que su paciencia había llegado al límite y que destituirá a los consellers de UM.

El president comparecerá ante los medios de comunicación esta mañana. Lo hará en el Consolat de la Mar, tras la reunión del Consell de Govern, que se mantiene, pero con todos los visos de ser la última en su actual composición.

La posibilidad de destituir a los consells de UM (Miquel Ferrer, de Turisme y nombrado hace pocos días; Miquel Àngel Grimalt, de Medi Ambiente y Mateu Cañellas, de Esports i Joventut) sonó insistentemente en círculos políticos, sobre todo en el PSIB. También lo señalaban así algunas voces del Bloc. Grosske, en su 'blog' de internet 'colgó' esta hipótesis al mediodía. Poco antes de las 11 de la noche, la dirección del PSM celebró una reunión extraordinaria en la que se acordó pedir al president «la destitución de los consellers de UM». La decisión se comunicó al propio Antich que, hasta bien entrada la madrugada, realizó una ronda de llamadas telefónicas.

Se trataba de establecer el mecanismo a seguir 'el dia D', es decir hoy mismo. Posiblemente, Antich tenga que reunir a la ejecutiva del PSIB.

La decisión de Antich, si se concreta, tendrá consecuencias en todas las instituciones.

Por la mañana, el president Antich había dicho que «seremos muy duros ante esta situaciones porque la gente necesita confianza y transparencia; hay que actuar rápidamente frente a esta situación».

Declaraciones previas

Francina Armengol había ido un poco más allá y, preguntada directamente por esta posibilidad, la ruptura, comentó que «si no hay transparencia, habrá que replantear el pacto». Dijo que la situación era «altamente preocupante».

También por la mañana, y antes de que Antich anunciara a su círculo más próximo que tomaría medidas drásticas, el portavoz del Bloc per Mallorca, Biel Barceló, dijo que el Govern ha de llevar a cabo una auditoría interna para saber si el caso de presunta corrupción en el Instituto de Estrategia Turística (Inestur) depende de una sola persona o bien «hay una trama más grande detrás». Barceló añadió que les «preocupa mucho» y que es «muy grave» que se haya detectado el primer caso de presunta corrupción en esta legislatura, dado que todos los registrados en la Comunitat hasta el momento hacía referencia al gobierno anterior.

«Nos preocupa mucho que alguno se haya atrevido a meter la mano en la caja, sobre todo que se pueda tratar de una trama y no de una persona aislada o un grupo y que haya vinculación a la financiación interna de un partido», dijo.

También desde el Bloc, habló ERC que se felicitó de haber dejado los cargos. «Ahora entendemos muchas cosas», dijo el vicepresidente Josep Serra, que consideró que «el PP sabía cómo actuaba UM en la pasada legislatura y hay que saber «qué es lo que pactaron verdaderamente Francesc Antich y Maria Antònia Munar».