Vicente García, autor de 'Apocalipsis Island', ayer en Palma. | A. Sepúlveda

0

Veinticinco años después de que la humanidad ganara la guerra contra los zombies y aprendiera a sofocar brotes esporádicos, Mallorca se ve sorprendida por una invasión masiva de muertos vivientes. Es el día de Reyes del año 2010, el terror toma la ciudad de Palma, que celebra la Cabalgata. De este modo, arranca la acción de Apocalipsis Island (Dolmen Editorial), la incursión de Vicente García en el género zombie y su primera novela publicada.

Lleva veinte años dedicado al sector editorial, y después de casi quince sin escribir narrativa, lanza al mercado esta novela que podrá encontrarse a partir de la próxima semana en las librerías de todo el país.

Tres meses han sido tiempo más que suficiente para dar rienda suelta a su imaginación y escribir durante una hora al día, casi siempre de madrugada, las 275 páginas de una historia que «tenía que suceder en la Isla, no podía pasar en una ciudad que no conociera y, además, me ha servido para incorporar personajes reales», explica el autor. Así, por ejemplo, hace referencia a varios periodistas de medios de comunicación locales.

Los años de experiencia en el sector editorial y su pasión por este género se unen en esta propuesta, marcada por su carácter y con pinceladas de humor negro. «Como editor, sé que ahora está funcionando bien y que es el momento de sacarlo», sostiene. En Mallorca y en la Península cada vez hay más seguidores de estas novelas, «hace dos años Dolmen publicó la primera novela y ha funcionado tan bien que hemos puesto en marcha una línea editorial dedicada exclusivamente a este género», explicó García, quien reconoce que éste «no es un género tan minoritario como la gente cree».

La ciencia ficción, la fantasía heroica y la novela histórica están entre los libros de cabecera del autor de Apocalipsis Island, quien, por el momento, guarda en un cajón otras historias pendientes de pasar por imprenta. Para empezar, y mientras que esos proyectos se preparan para ver la luz, el autor nos deja con un interrogante: ¿Serán capaces los mallorquines de acabar con la invasión de zombies?