0

Los juzgados de primera instancia 19 y 23 de Palma han admitido a trámite sendas demandas presentadas por Binipuntiró S.L, propiedad de Vicente Grande, contra el Grupo Garbal, propiedad de José Miguel García y actual vicepresidente del Real Mallorca, por impago de una supuesta deuda global de 683.265 euros.

Tal y como ya informó este periódico, el ex propietario del Mallorca y presidente del grupo inmobiliario Drac presentó sendas demandas contra las empresas Garbal Son Caulellas y Novaportol por impago de dos deudas, de 247.500 euros y de 435.765 euros.

En la primera de las demandas, que técnicamente se denomina «demanda de juicio declarativo ordinario en reclamación de cantidad», el ex propietario del Mallorca solicita a la empresa Garbal Son Caulellas S.L. la devolución de 247.500 euros, cobrada mediante pagaré en diciembre de 2005.

En su demanda, el propietario del Grupo Drac afirma que ha solicitado el retorno de ese préstamo mercantil a García de forma verbal, mediante burofax fechado el 25 de junio de 2009 y a través de requerimiento notarial, fechado el 27 de agosto de 2009. A ese requerimiento, el Grupo Garbal reconoció haber recibido la cantidad en concepto de préstamo para la financiación de una promoción, aunque negó su obligación de devolución puesto que afirma que es costumbre entre las partes la devolución de las cantidades prestadas una vez finalizada la promoción inmobiliaria y con un elevado porcentaje de ventas realizado, algo que Grande niega.

En la segunda de las demandas la empresa Binipuntiró (Grupo Drac) solicita la devolución de 435.765 euros Novapotol, una cantidad que en este caso fue cobrada mediante cheque nominativo en junio de 2005. El proceso para recuperar el pago y el resultado fueron los mismos.

En el momento de la presentación de las demandas, fuentes cercanas al grupo inmobiliario Garbal negaron que José Miguel García debiera cantidad alguna a Grande y, por el contrario, acusaron al ex propietario del Mallorca de deber a esa empresa una cantidad superior a los 3,8 millones de euros.

Las mismas fuentes afirmaron que el Grupo Garbal dispone de certificaciones bancarias que acreditan el impago de empresas integradas en el Grup Drac por valor de 2,8 millones y 1 millón de euros, en concepto de pagarés y de préstamos.