El Pou Poal sale bajo la tierra en Binissalem

Jóvenes de la Península participan en un campo de trabajo para recuperar una zona arqueológica abandonada

|

Valorar:

Los restos arqueológicos del Pou Poal, también conocido como el Pou Pudent, pueden verse de nuevo en la localidad de Binissalem gracias al trabajo que ha realizado en las últimas semanas un grupo de jóvenes voluntarios llegados hasta Mallorca desde la Península. La zona elegida en esta ocasión para la restauración está situada junto al cementerio y la vía del tren.

Se da la penosa circunstancia de que el recinto había sufrido en los últimos años actos de vandalismo y se encontraba lleno de escombros, cubierto por tierra y maleza, a pesar de ser un elemento de cierta importancia arqueológica. «Hemos decidido cerrar el recinto con vallas, no es la mejor solución pero la gente es así», explica el regidor de Cultura de la localidad, Joan Lladó, a la hora de dar respuesta a estos hechos. Los trabajos realizados han consistido en una profunda limpieza de la zona, retirada de la maleza, y descubrir de esta forma el empedrado que rodea al pozo.

Asimismo el Ajuntament de Binissalem tiene previsto realizar a partir de ahora una inversión de tres millones de pesetas y ha llegado a un acuerdo con la Escola de Picadors de Pedra para recuperar algunas paredes. Los voluntarios, entre los 20 y 35 años, provienen de Madrid, Sevilla, Zaragoza y Murcia, y se han hospedado en Binissalem mientras han durado las tareas. Tan sólo uno de ellos tenía conocimientos de arqueología hasta ahora. «Es una forma diferente de pasar las vacaciones pero muy gratificante porque sientes que participas en algo útil y además conoces otros sitios y otras gentes», explica María José Cladera, una de las voluntarias.

Según el historiador local Xesc Canals, «el pozo también se conocía como Pou Pudent porque hay documentos que indican que en el siglo XVI se utilizaba como lavandería del pueblo y desprendía fuertes olores. Finalmente las autoridades de aquel tiempo prohibieron este uso del pozo y sólo se dejó sacar agua». Aunque existen dificultades para dictaminar si su construcción data de la época romana o musulmana, el pozo presenta un sistema único de poleas para la extracción de agua.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.