Una ola de calor dispara el consumo de electricidad

El 31 de julio fue el día más caluroso del verano en Balears: se alcanzaron los 37,6 grados en Palma y la demanda de energía superó la punta histórica

|

Valorar:

Una masa de aire caliente procedente del norte de Àfrica ha provocado en los últimos días de julio un fuerte aumento de las temperaturas en todo el archipiélago, pero también en la Península, Francia e, incluso, está afectando a las islas Británicas, según se informó ayer desde el Centro Meteorológico de Balears. Las temperaturas más alta del mes que acaba de finalizar se registraron los días 30 y 31 (lunes y martes). Concretamente el último día del mes en Palma-aeropuerto se registraron 37'6 grados y en Palma-Portopí se alcanzaron los 33'8 grados. El día 30 de julio se llegaron a los 37 grados en Sa Pobla. Pese a ello, estas temperaturas no han batido ningún registro anterior, pues en 1999, en Palma se llegó a los 38 grados en julio y en el mismo mes de 1983 se alcanzaron los 40'6 grados.

Julio ha sido bastante extraño en cuanto a meteorología se refiere. Un tornado que afectó al norte de Mallorca a mediado de mes fue el fenómeno más destacado, por lo poco habitual a estas alturas del año. Más lluvia de lo normal y días muy calurosos junto a otros frescos han sido la tónica. En general, a lo largo de todo el mes de julio las temperaturas han sido entre medio punto y un punto más altas de lo normal para estas alturas del año. «Aunque ha habido días más frescos de lo previsible, días de mucho calor han elevado la media, haciendo de julio un mes irregular y más caluroso de lo habitual», informan desde el Meteorológico.

Por lo que respecta a ayer, primer día de agosto, las temperaturas máximas fueron los 36'6 grados de Lluc y los 36'4 de Porreres. En Palma se alcanzaron los 31'6 grados. Las previsiones apuntan a que la ola de calor empezará a remitir y a partir de hoy comenzarán a bajar ligeramente las temperaturas por el sur de Mallorca y desde mañana descenderán en todo el archipiélago. En Palma se situarán en torno a los 30 grados. La masa de aire cálido está desplazando, además, mucho aire en suspensión, provocando un ambiente muy sucio y si llega a llover caerá en forma de barro.

La consecuencia más inmediata de las altas temperaturas ha sido el aumento de la demanda eléctrica -en especial por los aires acondicionados-, que el pasado día 31 batió un nuevo récord en el sistema de Mallorca-Menorca de GESA, alcanzándose los 764 MW de potencia demandada a las 21.26 horas. Esta punta es superior a la máxima de 738 MW registrada el 25 de agosto de 2000, y ésta mayor que la punta de demanda de 1999, también el 25 de agosto, que fue de 696 MW. En 1998 el récord se dio el 1 de septiembre, con 626'5 MW. Esta curva de crecimiento de Balears está casi tres puntos por encima de la media nacional y, de hecho, en la demanda ha crecido en la Comunitat un 46% en los últimos cinco años.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.