Click

|

Valorar:

Y el bingo se convirtió en Table Dance
Desde anteanoche Palma cuenta con un nuevo local nocturno. Un Table Dance. El Globo Rojo. O sea, que la sala vuelve a sus comienzos cabareteros tras un periodo de tiempo que se convirtió en bingo Santa Marta. El Table Dance, como muchos de ustedes saben, es un striptease continuado al son de la música que las chicas hacen sobre una pasarela, con espectadores a ambos lados. En Estados Unidos, que fue donde se inventó la cosa, las stripers se desnudan a medida de que los clientes colocan dólares entre sus prendas y sus carnes. Aquí, no, ya que eso, lo de soltar pelas así porque sí, no funciona. Se desnudan al son de la música y punto. El local está muy bien acondicionado. Es cómodo, el servicio es bueno y la visibilidad del table y cuanto acontece sobre él está más que garantizada desde cualquier sitio. En lo referente a las chicas, vimos muchas y de gran nivel. La mayoría son excelentes bailarinas con mucha clase en el nada fácil arte de desnudarse en público. La primera noche nos llamó la atención ver numerosos alemanes y alemanas entre la clientela.

Lo último en bici estática
Si se dan una vuelta hoy por la I Fira de l'Esport, en Soin Moix, échenle un vistazo a la bicicleta estática Technogym que presenta el Mega Sport en su stand. Se trata de una bici aeróbica de última generación que "¡ojo, chicas!" puede con celulitis y grasas varias y que le pone a uno en una forma ideal. Se lo digo yo, que a diario me machaco en una de ellas, gracias a lo cual estoy hecho una moto.

Fue un buen trabajo
Para mí ha sido uno de los reportajes más gratificantes que he realizado en muchos años. Me refiero al que publicamos ayer en recuerdo de Manuel Giménez Abad, presidente del PP aragonés asesinado por ETA, quien con su familia solía veranear en la Colònia de Sant Jordi entre doce y quince días en los últimos once veranos. Por otra parte, y también modestia aparte, me consta que ha sido un reportaje muy leído y comentado. Yo, desde aquí, agradezco infinitamente a las personas que le conocieron por lo mucho que me han ayudado a elaborarlo. Sin ellos no hubiera sido posible.

Suerte diversa
Lo nuestro es cuestión de suerte. Te pasas horas y más horas esperando a que aparezca el personaje para, primero por las buenas y, si no, sálvese quien pueda, hacerle una foto, y resulta que como mucho se la haces mal. O no se la haces. En cambio, cuando menos te lo esperas lo encuentras, además distendido y distraído y, ¡click!, le haces un traje. Sabíamos que los Douglas regresaban el miércoles desde Parma en un vuelo privado. Seguro regresaban con Dylan, y Dylan es el único de la familia que nos faltaba por pillar. Pues, efectivamente, llegaron con el niño... pero lo taparon tanto que nos quedamos con las ganas. En cambio, días atrás, en Montecarlo, se fueron a navegar con el crío y, como hemos visto en el «Hola», los pillaron a los tres. Y de forma fácil, además. Cuestión de suerte, ya digo.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.